Oración de la caminata de la virgen de la encarnación

María: ¿Nos importa la Madre de Dios? (Hank

Una pintura de 1859 de Jean-François Millet en el Museo del Louvre de París representa a un hombre y una mujer de pie en un campo con la cabeza inclinada. Han clavado una horca en el suelo. A lo lejos se ve la aguja de una iglesia. El cuadro se titula “Ángelus”.

La práctica milenaria de la oración del Ángelus, en la que se basa este cuadro, no es tan familiar hoy como hace años, aunque quienes la utilizan siguen encontrando inspiración y sustento en su sencillez y belleza bíblicas.

El Ángelus conmemora el acontecimiento de la encarnación, el hecho de que Dios se hiciera humano en la concepción de Jesús en el vientre de María, y toma su nombre de las palabras iniciales, “Angelus Domini nuntiavit Mariae” (“El ángel del Señor anunció a María”).

La oración continúa: “Y concibió por obra del Espíritu Santo”, seguida de un Ave María. A continuación, dos versículos y estribillos más se intercalan con Avemarías: “He aquí la esclava del Señor / Hágase en mí según tu palabra; Y la palabra se hizo carne / Y habitó entre nosotros”. Luego: “Ruega por nosotros, santa madre de Dios / Para que seamos dignos de las promesas de Cristo”. Y luego una oración final que abarca toda la obra salvadora: “Derrama, te rogamos, Señor, tu gracia en nuestros corazones, para que nosotros, a quienes la encarnación de Cristo, tu Hijo, fue dada a conocer por el mensaje de un ángel, podamos, por su pasión y su cruz, ser llevados a la gloria de la resurrección.”

  Oracion de agradecimiento a la virgen de la dulce espera

Reflexión evangélica Lunes (6 junio) – 10ª semana del Tiempo Ordinario

Dios te salve, Santa Reina, Madre de misericordia, nuestra vida, nuestra dulzura y nuestra esperanza. A ti clamamos, pobres hijos desterrados de Eva, a ti elevamos nuestros suspiros, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Vuelve, pues, clementísimo abogado, tus ojos de misericordia hacia nosotros, y después de este nuestro destierro, muéstranos el fruto bendito de tu vientre, Jesús. Oh clemente, oh amorosa, oh dulce Virgen María,

Oh Virgen de la Encarnación, te saludamos y te felicitamos mil veces por lo agradable y placentero que fue para ti que Dios se encarnara en ti. Porque eres tan poderosa oh Virgen y Madre de Dios, concédeme lo que te pido por amor de Dios, por amor de Dios.

Acuérdate, oh Virgen María, de que nunca se ha sabido que nadie que haya acudido a tu protección, implorado tu ayuda o buscado tu intercesión, haya quedado sin ayuda. Inspirado por esta confianza vuelo hacia ti, oh Virgen de la Encarnación, Madre mía. A ti acudo, oh Madre de mi Señor Jesucristo, ante ti estoy, pecador y dolorido. Oh Madre del Verbo Encarnado, no desprecies mis súplicas sino que en tu misericordia y por el Misterio de Tu Santa Encarnación escúchame y respóndeme, por el amor de Dios. Amén.

  Fotos de la oración para la virgen de la encarnación

Novena de Nuestra Señora de la Salud : Día 5

Cuando se acerca la Navidad, la mayoría de las familias cristianas pasan tiempo juntas para alabar al Señor, cocinar manjares e ir a comprar regalos de Navidad originales para sus seres queridos.El Adviento es un momento tan particular del año en el que las familias se reúnen para esperar y celebrar el nacimiento de Jesús, nuestro Salvador.Tú haces lo mismo, ¿verdad? Una vez que has terminado con la corona de Navidad católica, tus adornos para el árbol de Navidad, los regalos para tus seres queridos y todas tus velas y adornos, lo que viene después es, por supuesto, la oración. ¿Has pensado alguna vez en dedicar una sola oración a un santo en particular que esté profundamente vinculado a la Navidad? De hecho, hemos resumido para ti cinco oraciones significativas que puedes recitar durante el Adviento, para que te sientas más cerca del Señor.Descubre 5 oraciones católicas inspiradoras para celebrar junto a tu familia y amigos el nacimiento de Cristo.

En primer lugar, acuérdate siempre de rezar al Señor que, además de ser nuestro Padre Eterno, es el Padre de Jesús. Dedica esta oración a Dios nada más levantarte, para empezar el día con toda la energía y positividad que necesitas.

Sé el cambio: Experimentar lo milagroso

Y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

Jesús es el Mesías, el fiel profetizado y prometido a Israel, el Salvador esperado. También es el Rey eterno de la casa de David, el cumplimiento de otra promesa de Dios: que el descendiente del rey David reinaría para siempre, no sólo sobre Israel, sino sobre el mundo entero. Del Antiguo Testamento leemos en los Salmos y en Daniel:

  Oracion de agradecimiento a la virgen de la dulce espera

Y en los días de esos reyes el Dios del cielo establecerá un reino que nunca será destruido, ni se dejará su soberanía a otro pueblo. Despedazará todos estos reinos y les pondrá fin, y permanecerá para siempre. (Daniel 2:44)

Cuando también leemos en el Salmo 2 sobre el ungido del Señor, es decir, su Cristo, como rey sobre Sión, es decir, la Iglesia. El rey es un Hijo engendrado, es decir, un rey sin principio ni fin, el Hijo de Dios. Es rey sobre las naciones, y se advierte a todos los gobernantes terrenales que le sirvan y confíen en él como rey, y por extensión, a todos los que viven como súbditos del rey.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad