Clases para niños cristianos sobre el tema de la oracion

Lecciones gratuitas de estudio bíblico sobre la oración

Cuando los niños lleguen, entrégales una hoja de papel y pídeles que hagan una lista de lo que creen que tienen en común los objetos de la mesa. Justo antes de que comience la clase, dígales a los niños que todas las cosas expuestas en la mesa se utilizan para comunicarse entre sí. La lección de hoy trata de otra forma de comunicarnos. Más concretamente, se trata de cómo nos comunicamos con Dios.

“Me buscarás y me encontrarás cuando me busques con todo tu corazón” Jeremías 29:13 NVIEscriba el versículo en la pizarra. Repitan el versículo en grupo varias veces. Luego borre una palabra. Haga que los niños digan el versículo correctamente otra vez con la palabra que falta. Luego borre otra palabra y diga el versículo de nuevo. Continúe borrando palabras hasta que los niños puedan decir todo el verso sin ver las palabras.

Introducción: Hoy aprenderemos que la oración es comunicarse o hablar con Dios. Tal vez no podamos llamar a Dios por teléfono o enviarle una carta, pero la oración es tan real como el correo electrónico o los periódicos. ¿Por qué debemos orar? Porque fortalece nuestra relación con Dios. ¿Te imaginas tratar de tener un mejor amigo sin comunicarte con él? Rezar es buscar a Dios y su dirección para nuestras vidas. Orar también nos ayuda a mantenernos alejados de los problemas. Jesús nos dijo que oráramos: “Velad y orad para no caer en la tentación”. (Mateo 26:41)

¿Qué enseña a los niños sobre la oración?

Una forma de enseñarles a rezar oraciones de lamento es hacerles escribir cartas de oración a Dios. Piensa en algunas cosas que les parezcan injustas, ya sean experiencias personales o problemas que conozcan en el mundo. Invita a los niños a que le digan a Dios sus “oraciones de injusticia” en una carta, pidiéndole que las arregle.

  Una oracion en presente del tema de community en ingles

¿Cómo se enseña a los niños de la escuela dominical a rezar?

Antes de rezar, recuerda a los niños que pueden hablar con Dios como lo harían con sus mejores amigos. Dios quiere escuchar lo que cada uno tiene que decir. Invite a cada niño a dar gracias a Dios por una cosa buena que le haya ocurrido la semana pasada. Luego oren: Querido Señor, gracias por amarnos y escucharnos cuando rezamos.

Oración para la lección de la escuela dominical

Hay una conversación que tengo todos los días con cada uno de mis hijos. Siempre comienza con: “¿Qué hiciste hoy en la escuela?”. Hago estas preguntas a mis hijos porque realmente quiero saber lo bueno, lo malo y lo feo.

Aunque casi todos los niños se sienten cómodos en una conversación como esa, puede que sientan que no tienen las palabras adecuadas para hablar con Dios. Pueden sentir que no tienen una relación lo suficientemente cercana con Dios como para poder tener una conversación con Él.

Los niños pueden no entender que la oración es simplemente una conversación con Dios, al igual que esa conversación diaria con un padre. Dios quiere estar cerca de ellos y tener una relación íntima y segura, basada en la confianza.

Busca una oración que se haya rezado en las Escrituras e imprímela en letra grande. Colócala en una mesa de centro o ponla en un lugar especial de tu casa o de tu aula. Ponga marcadores, crayones o resaltadores cerca.

Un ejemplo es Filipenses 1:9-11, “Y esta es mi oración: que vuestro amor crezca cada vez más en conocimiento y profundidad de entendimiento, para que podáis discernir lo que es mejor y seáis puros e irreprochables para el día de Cristo, llenos del fruto de la justicia que viene por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.”

  Relacion jerarquica entre oraciones y secuencias apartir de un tema

Lección de escuela dominical sobre la oración para preescolares

Dios no es nuestro “genio de la botella”.    No asiente con la cabeza a nuestras órdenes.    Somos sus hijos, y nos cuida como a niños, porque Dios es el padre bueno.    Así como no es prudente dar a los niños todo lo que piden, Dios, que lo sabe todo (omnisciente), es paciente y sabio cuando le buscamos mediante la oración.    Porque, Dios conoce nuestras necesidades antes de que acudamos a él en oración.

Esta lección objetiva de sermón para niños puede ser utilizada en su iglesia para enseñar sobre la oración de Lucas 11:1-13. En esta poderosa lección, Jesús explica cómo Dios quiere que pidamos lo que necesitamos. Es una historia que pueden entender tanto los niños como los adultos. Consiga sus accesorios para la lección y prepárese para predicar este sermón a los niños de su congregación.

¿Cómo conseguimos lo que necesitamos de Dios? ¿Tenemos que actuar de una determinada manera o pagar un determinado precio? La sencilla y hermosa verdad es que el Señor nos proporciona todo lo que necesitamos, y sólo tenemos que pedirlo. A través de la oración, tenemos acceso a Dios y podemos expresar nuestros deseos y necesidades. Estas manualidades pretenden recordar a los alumnos la importancia de la oración y las pautas para realizarla. Una pulsera de oración incluye recordatorios para rezar por personas o cosas. Una “mano amiga” sirve como regalo especial para otra persona que pueda necesitar oración. Y un tarro de oración ofrece un juego o una guía para recordar y utilizar las palabras de la oración que Cristo nos enseñó.

  Una oracion en presente del tema de community en ingles

Lección dominical sobre la oración para adultos

¿Jesús en mi barrio? – Parte 3 de 3: Esta es una lección y descarga de vídeo GRATUITA (para los miembros de All Access) sobre JESÚS EN MI BARRIO. El video muestra a Jesús visitando a un niño para sus oraciones antes de dormir y dándole una respuesta sorpresa a la oración.

Alguien dijo una vez que la definición de la gracia es: La riqueza de Dios a costa de Cristo. Debido a lo que Jesús hizo por nosotros al morir en la cruz, tenemos todas las bendiciones más ricas de Dios – lo más importante – somos salvados por Su gracia de todos nuestros pecados. Por su gracia, Dios nos ha llamado…

¿Jesús en mi barrio? – Parte 2 de 3: Esta es una lección y descarga de video GRATIS (para miembros de All Access) sobre QUIEN ES MI VECINO. El vídeo tiene marionetas que responden a la pregunta: “¿Quién es tu prójimo?”.

En las encuestas realizadas a adultos cristianos sobre la oración, se dan dos razones principales por las que no rezamos tanto como sabemos que deberíamos. La primera respuesta es: “Porque estoy demasiado ocupado”. La segunda debería sacudir el núcleo de la Iglesia: “Porque no sé cómo”. Muchos de los que responden a esta encuesta se han criado en hogares cristianos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad