Oraciones a la virgen de la salud por mi mama

Oración de curación a la Madre María por un milagro

¡Oh Santísima Virgen! Fuiste elegida por la Adorabilísima Trinidad desde toda la eternidad para ser la purísima Madre de Jesús.  Oh tierna Madre de los afligidos! concédeme en mis necesidades actuales una protección especial. Confiando en las infinitas misericordias de Tu Divino Hijo, y penetrado de confianza en tus poderosas oraciones, te suplico muy humildemente que intercedas por mí. Os ruego que me obtengáis los favores que os pido en esta Novena, si es Santa Voluntad de Dios concedérmelos; y si no, pedid para mí las gracias que más necesite…

Oh Madre de Dios, acepta mis saludos con el respeto y la veneración con que el ángel Gabriel te saludó por primera vez “llena eres de gracia”.  (Recita el siguiente Ave María – 9 veces)Ave María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.  Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte Amén.  Te suplico, oh Consoladora de los afligidos, que me obtengas los favores y gracias que ahora imploro por tu poderosa intercesión.  Con este fin te ofrezco las buenas obras que hago y los sufrimientos que soporto. Te suplico muy humildemente por el amor del Amabilísimo Corazón de Jesús, con el que el tuyo siempre estuvo tan inflamado que escuches mis humildes plegarias y obtengas mis peticiones.

¿Cómo rezo por la curación de mi madre?

Dios misericordioso, sostén a mi querida madre en este momento de enfermedad, cuídala cuando no pueda dormir, háblale de tu amor cuando tenga miedo, toca y cura su débil cuerpo. Tú eres la fuente de la vida.

  Oracion de san martin de porres en salud dinero trabajo

¿Cuál es la oración más poderosa para sanar?

Acércate a mí en mis momentos de debilidad y dolor; sostenme con tu gracia, para que no decaigan mi fuerza y mi valor; cúrame según tu voluntad; y ayúdame a creer siempre que lo que me suceda aquí es de poca importancia si me retienes en la vida eterna, Señor mío y Dios mío. Amén.

Oración a nuestra señora por ayuda

Tú nos diste la vida, y también nos das el don de la alegría infinita. Dame la fuerza para avanzar por el camino que me has trazado. Guíame hacia una mejor salud, y dame la sabiduría para identificar a aquellos que has puesto a mi alrededor para ayudarme a mejorar.

Dios misericordioso, te invoco ahora de una manera especial. Con tu poder fui creado. Cada vez que respiro, cada mañana que me despierto y cada momento de cada hora, vivo bajo tu poder. Te pido ahora que me toques con ese mismo poder. Porque si me creaste de la nada, sin duda puedes recrearme. Lléname con el poder sanador de tu espíritu. Echa fuera todo lo que no debería estar en mí. Arregla lo que esté roto. Desarraiga las células improductivas. Abre las arterias o venas obstruidas y reconstruye las zonas dañadas. Elimina toda inflamación y limpia cualquier infección. Deja que el calor de tu amor sanador pase a través de mi cuerpo para hacer nuevas las áreas enfermas para que mi cuerpo funcione de la forma en que lo creaste.

Novena de Nuestra Señora de la Salud pdf

Salve, oh Reina del Cielo, Madre de Misericordia, Consuelo de la vida y Alegría de los que te aman. A ti clamamos por esta pobre enferma. En tu bondad maternal, ten piedad de ella. No la abandones en sus dolores, ya que en ti deposita una confianza infantil. Por medio de tu bendito parto y de tu divino Hijo, quédate a su lado y alégrala con un parto feliz, para que pueda alabar agradecida tu misericordia.

  Oraculo salud si o no

por su causa, lo soportaré de buen grado, por amor a Ti y a ella. Concédeme sólo Tu gracia, pues sin ella no puedo hacer nada para promover su verdadero bienestar. Permanece siempre a nuestro lado con tu amor paternal, para que pueda obtener para mí la recompensa de una buena madre, y para que esta tu misericordia me sea concedida.

Oh Buen Dios, te damos gracias porque nos has dado hijos, los has hecho herederos del cielo por el santo Bautismo y nos has confiado su educación. Penetra en nosotros el sentido de nuestra responsabilidad; ayúdanos en el cuidado de su salud, pero sobre todo en la conservación de su inocencia y pureza de corazón. Concédenos enseñarles pronto a conocerte, a servirte y a amarte de todo corazón. Haz que nosotros mismos evitemos cuidadosamente todo lo que debemos prohibirles y practiquemos asiduamente todo lo que debemos enseñarles. Los encomendamos, oh Dios, a Tu paternal cuidado y a la custodia de Tus santos ángeles. Bendice nuestros esfuerzos, oh Padre celestial, y haz que nuestros hijos se desarrollen en Tu honor y perseveren en la virtud hasta el fin. Amén.

María, oración por la salud de los enfermos

… “Si Mi pueblo, que lleva Mi nombre, se humilla y ora y busca Mi presencia y se convierte de sus malos caminos, Yo mismo oiré desde el Cielo y perdonaré sus pecados…” (2 Cr. 7:14) – “Verás que en la oración encontrarás más conocimiento, más luz, más fuerza, más gracia y virtud de lo que jamás podrías conseguir leyendo muchos libros, o con grandes estudios. No consideres nunca como perdido el tiempo que empleas en la oración. Descubrirás que en la oración Dios te comunica la luz, la fuerza y la gracia que necesitas…” (Sor Lucia dos Santos)

  Oracion por la paz a la virgen de la salud

Oh tierna Madre de los afligidos! concédeme en mis necesidades actuales una protección especial. Confiando en las infinitas misericordias de Tu Divino Hijo, y penetrado de confianza en tus poderosas oraciones, te suplico muy humildemente que intercedas por mí. Os ruego que me obtengáis los favores que os pido en esta Novena, si es Santa Voluntad de Dios concedérmelos; y si no, pedid para mí las gracias de que más necesite.

Te suplico, oh Consoladora de los Afligidos, que me obtengas los favores y gracias que ahora imploro por tu poderosa intercesión. Con este fin te ofrezco las buenas obras que hago y los sufrimientos que soporto. Te suplico muy humildemente por el amor del Amabilísimo Corazón de Jesús, con el que el tuyo estuvo siempre tan inflamado que escuches mis humildes oraciones y obtengas mis peticiones. Amén.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad