Pulpito de nahun rosario humillacio y ayuno en la oracion

¿Qué puede hacer la oración por el que reza?

Este libro comenzó como un curso por correspondencia sobre el cristianismo ortodoxo oriental, la antigua fe que la popular serie de Time-Life sobre las grandes religiones del mundo llama “la Iglesia más antigua de la cristiandad” [Christendom and Christianity, vol. 3 de The World’s Great Religions, New York: Time, Inc., 1963, p. 266]. El autor tomó el rumbo hace muchos años, después de una larga y vana búsqueda de la plenitud de la verdad por las carreteras y caminos del cristianismo occidental, todos los cuales resultaron ser senderos sin salida en los que uno encuentra la verdad en diversos grados, además de la falsedad en una u otra concentración.

Con el paso del tiempo, se hizo evidente que hay muchos teólogos católicos romanos que no están de acuerdo con las enseñanzas de los Concilios Vaticanos I y II, y que están lidiando con los problemas de la primacía papal, la infalibilidad papal y la eclesiología católica. También se puso de manifiesto que hay muchos estudiosos de la liturgia católica y protestante, clérigos y laicos de hoy en día que están interesados en aprender sobre la Iglesia Ortodoxa y su mantenimiento de la forma del culto cristiano primitivo y su Divina Liturgia. Entre estas personas se encuentran amigos y colaboradores del autor.

El hecho de que “pecadores en manos de un dios furioso” fuera popular sugiere que los colonos

<scripCom type=”Comentario” passage=”Mat. III. 1-12; Marcos I. 1-8; Lucas III. 1-18.” parsed=”|Matt|3|1|3|12;|Mark|1|1|1|8;|Luke|3|1|3|18″ osisRef=”Bible:Matt.3.1-Matt.3.12 Bible:Mark.1.1-Mark.1.8 Bible:Luke.3.1-Luke.3.18″ />

<scripCom type=”Comentario” passage=”Mat. III. 13-17; Marcos I. 9-11; Lucas III. 21-23.” parsed=”|Matt|3|13|3|17;|Mark|1|9|1|11;|Luke|3|21|3|23″ osisRef=”Bible:Matt.3.13-Matt.3.17 Bible:Mark.1.9-Mark.1.11 Bible:Luke.3.21-Luke.3.23″ />

<scripCom type=”Comentario” passage=”Mat. IV. 1-11; Marcos I. 12, 13; Lucas IV. 1-13.” parsed=”|Matt|4|1|4|11;|Mark|1|12|1|13;|Luke|4|1|4|13″ osisRef=”Bible:Matt.4.1-Matt.4.11 Bible:Mark.1.12-Mark.1.13 Bible:Luke.4.1-Luke.4.13″ />

<scripCom type=”Comentario” passage=”Mat. IV. 12; Marcos I. 14; Lucas III. 19, 20; Juan IV. 1-4.” parsed=”|Matt|4|12|0|0;|Mark|1|14|0|0;|Luke|3|19|3|20;|John|4|1|4|4″ osisRef=”Bible:Matt.4.12 Bible:Mark.1.14 Bible:Luke.3.19-Luke.3.20 Bible:John.4.1-John.4.4″ />

<scripCom type=”Comentario” passage=”Mat. IV. 17; Marcos I. 14, 15; Lucas IV. 14, 15″ parsed=”|Matt|4|17|0|0;|Mark|1|14|1|15;|Luke|4|14|4|15″ osisRef=”Bible:Matt.4.17 Bible:Mark.1.14-Mark.1.15 Bible:Luke.4.14-Luke.4.15″ />

¿De qué manera la oración de intercesión marca la diferencia en la vida de los demás?

Joshua (un estudiante de doctorado) trabaja voluntariamente con Power to Change, que llega a los estudiantes universitarios, y dirigen un grupo en su casa los miércoles. Atienden a un gran número de estudiantes extranjeros y muchos se están convirtiendo en cristianos.

El avivamiento es que Dios derrame su Espíritu, en abundancia.    Puede empezar con 1, 2 o 3 conversos, pero se convierte en 100, 200 o 300 y más.    Puede explotar con 1.000, 2.000 o 3.000 como en el día de Pentecostés, o con millones como en los avivamientos nacionales.    El avivamiento impacta a un gran número de personas, cambia las comunidades y despierta la oposición, como la que enfrentó Jesús.

Es significativo que Jesús explicara que el Espíritu Santo que vino sobre él lo equipó poderosamente para su misión.    Luego se enfrentó a una dura oposición, después de ayunar y orar.    El diablo trató de detenerlo.    Jesús resistió totalmente esa oposición.    Los apetitos personales, la vanagloria, los atajos o la presunción no lo desviaron.

“Está fuera de sí”, dijo su familia.    Intentaron detenerlo.    Fariseos y herodianos, los líderes religiosos y estatales, conspiraron para matarlo.    Los Evangelios describen estas fuertes reacciones contra Jesús ya en Marcos 3:6, 21-22, 32.

Sermones como “Los pecadores en manos de un dios furioso” fueron escritos en gran parte en respuesta a

pasajes de las Escrituras y de los Santos Padres, y una variedad de reflexiones tal vez demasiado numerosas para un solo discurso, para que el lector pueda seleccionar lo que le resulte más agradable. El estilo es fácil y

en primer lugar, el predicador, si quiere que su predicación produzca frutos abundantes, debe proponerse el fin adecuado, es decir, predicar, no con vistas a obtener honores o aplausos,

lo que más favorece a la predicación de los pupilos, respondió con esas breves pero expresivas palabras: “Amar bien a Jesucristo”.

procede a decir, que cuando los sentimientos no brotan del corazón del predicador, difícilmente atraen los corazones de los demás al amor divino; es preciso que él mismo se inflame primero con él.

Los discursos aterradores son útiles para despertar a los pecadores del sueño del pecado; pero debemos estar persuadidos al mismo tiempo, de que aquellos que se abstienen del pecado únicamente por el temor al castigo, con

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad