Oracion del padre nuestro ave maria y santa maria hablados

Oración del Ave María, llena de gracia

“Dios te salve María, llena de gracia, el Señor es contigo; bendita eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.Amén. “Palabras de la oración del Ave María

El ángel le dijo: “No temas, María, porque has encontrado el favor de Dios.  Ahora concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, al que pondrás por nombre Jesús.  Será grande y se llamará Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de su antepasado David.  Reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin”.  Lucas 1:30-33

El Ave María es una oración basada en la Escritura en la que meditamos palabras del Evangelio de Lucas. En la segunda mitad de la oración, pedimos a María que interceda por nosotros y nos acerque a su Hijo, Jesús.

El Ave María es rezada tradicionalmente por los católicos, pero muchas personas (tanto cristianas como no cristianas) se sienten atraídas por María. Reconocen su poderoso testimonio como discípula fiel de Cristo y buscan su ayuda como madre espiritual compasiva.

¿Cuáles son las palabras de la oración del Padre Nuestro?

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; y perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del mal.

  Oracion de proteccion con la sangre de nuestro señor jesucristo

¿Cuáles son las 3 principales oraciones?

La oración de protección. La oración de transformación. La oración de restauración.

Salve María

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. Danos hoy el pan de cada día y perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación, líbranos del mal.

Dios te salve María, llena de gracia, el Señor es contigo. Bendita eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestra defensa contra la maldad y las asechanzas del Diablo. Que Dios lo reprenda, te lo pedimos humildemente, y haz tú, oh Príncipe de los ejércitos celestiales, con el poder de Dios, arrojar al infierno a Satanás, y a todos los espíritus malignos, que merodean por el mundo buscando la ruina de las almas.

Dios mío, me arrepiento de mis pecados de todo corazón. Al elegir hacer el mal y dejar de hacer el bien, he pecado contra ti, a quien debería amar sobre todas las cosas. Me propongo firmemente, con tu ayuda, hacer penitencia, no pecar más y evitar todo lo que me lleve a pecar. Nuestro Salvador Jesucristo sufrió y murió por nosotros. En su nombre. Dios mío, ten piedad.

  Oracion de proteccion con la sangre de nuestro señor jesucristo

Gloria a la oración del padre

“Padre Nuestro”, “Pater Noster” y “Santificado sea tu nombre” redirigen aquí. Para otros usos, véase Oración del Señor (desambiguación), Padre Nuestro (desambiguación), Pater Noster (desambiguación) y Santificado sea tu nombre (desambiguación).

El Padrenuestro, también llamado Padre Nuestro o Pater Noster, es una oración cristiana central que Jesús enseñó como la forma de orar. En los evangelios se recogen dos versiones de esta oración: una forma más larga dentro del Sermón de la Montaña en el Evangelio de Mateo, y una forma más corta en el Evangelio de Lucas cuando “uno de sus discípulos le dijo: ‘Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos'”[1] En cuanto a la presencia de las dos versiones, algunos han sugerido que ambas eran originales, la versión mateana pronunciada por Jesús al principio de su ministerio en Galilea, y la versión lucana un año después, “muy probablemente en Judea”[2].

Las tres primeras de las siete peticiones de Mateo se dirigen a Dios; las otras cuatro están relacionadas con las necesidades y preocupaciones humanas. Sólo el relato de Mateo incluye las peticiones “Hágase tu voluntad” y “Rescátanos del mal” (o “Líbranos del mal”). Los dos textos griegos originales contienen el adjetivo epiousios, que no aparece en ninguna otra literatura griega clásica o koiné; aunque es controvertido, “diariamente” ha sido la traducción más común de esta palabra en español.

Oración de nuestro padre católico

Te ofrecemos, Señor Jesús, esta segunda decena en honor de la Visitación de tu santísima Madre a su prima Santa Isabel y de la santificación de San Juan Bautista; y te pedimos por este Misterio, y por su intercesión, la gracia de una ardiente caridad hacia el prójimo. Amén.

  Oracion de proteccion con la sangre de nuestro señor jesucristo

Te ofrecemos, Señor Jesús, esta tercera decena en honor de tu humilde Nacimiento en el establo de Belén, y te pedimos por este Misterio, y por la intercesión de tu Santísima Madre María, la gracia del desprendimiento de las cosas de este mundo, el desprecio de las riquezas y el amor a la santa pobreza. Amén.

Te ofrecemos, Señor Jesús, esta cuarta decena en honor de tu Presentación en el Templo y de la Purificación de tu Santísima Madre María, y te pedimos, por este Misterio y por su intercesión, la gracia de una gran pureza de cuerpo y de alma. Amén.

Te ofrecemos, Señor Jesús, esta quinta decena en honor a que María te encontró en el Templo después de estar perdida durante tres largos días, y te pedimos, por este Misterio y por su intercesión, la gracia de la verdadera sabiduría. Amén.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad