Oracion de la sangre de cristo para sellar el negocio

Sangre de Jesús oración católica

¿Parece el cielo lejano, a veces incluso irreal? Entonces aprende de este libro -no de un poeta místico que afirma ver el cielo en la hiedra trepadora o en la rosa fragante- cómo el cielo y la tierra están siempre conectados por designio de Dios en el orden creado. Cuando algo sucede arriba, las consecuencias para la tierra no tardan en llegar.

Así, lo que sucede en la tierra tiene repercusiones en el cielo. En cuanto el Señor Jesús abre los sellos, se elevan oraciones ante el trono de Dios. Las almas claman a Él. Sus peticiones son escuchadas y atendidas. Se les asegura que lo que piden se cumplirá. Y cuánto necesita este consuelo la iglesia de abajo, que se enfrenta a las pruebas y tribulaciones de la vida.

Con demasiada frecuencia parece que oramos mal. No observamos las lecciones que nuestro Señor nos ha enseñado. No sólo debemos “orar sin cesar”; Jesús también promete que lo que pidamos en Su nombre nos será concedido. Incluso montañas y colinas con árboles pueden ser arrojados en medio del mar. En respuesta a la oración, Dios cerró los cielos durante más de tres años (oiremos más sobre esto en Apocalipsis 11), de modo que, mientras los campos yacían resecos y los arroyos ya no fluían, la vida estuvo a punto de perecer. Si las oraciones de los hombres pecadores en la tierra son escuchadas, cuánto más las peticiones de los santos en la gloria.

Usando la sangre de jesus como arma pdf

Mientras la sacaban, envió a decir a su suegro: “Estoy encinta del hombre a quien pertenecen estas cosas.” Y ella le dijo: “Te ruego que examines y veas, ¿de quién son estos anillo de sello, cordones y báculo?”.

  Oracion para aumentar las ventas y clientes en el negocio

Y vi a otro ángel que subía del nacimiento del sol, teniendo el sello del Dios viviente; y gritó a gran voz a los cuatro ángeles a quienes se había concedido hacer daño a la tierra y al mar,

y lo arrojó al abismo, y lo cerró y selló sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que se cumpliesen los mil años; después de esto debe ser liberado por un corto tiempo.

Firmé y sellé la escritura, llamé a los testigos y pesé la plata en la balanza. Luego tomé las escrituras de compra, tanto la copia sellada que contenía los términos y condiciones como la copia abierta;

Porque el Señor ha derramado sobre vosotros un espíritu de sueño profundo,Ha cerrado vuestros ojos, los profetas;Y ha cubierto vuestras cabezas, los videntes. Toda la visión será para vosotros como las palabras de un libro sellado, que cuando se lo den al que sabe leer y escribir, diciéndole: “Por favor, lee esto”, dirá: “No puedo, porque está sellado.”

Oracion por proteccion por la sangre de jesus sobre mi casa y familia

Se hace referencia al Espíritu Santo como “depósito”, “sello” y “garantía” en los corazones de los cristianos (2 Corintios 1:22; 5:5; Efesios 1:13-14; 4:30). El Espíritu Santo es el sello de Dios sobre Su pueblo, Su reclamo sobre nosotros como Suyos. La palabra griega traducida “arras” en estos pasajes es arrhabōn, que significa “prenda”, es decir, parte del dinero de la compra o de la propiedad dada por adelantado como garantía del resto. El don del Espíritu a los creyentes es un anticipo de nuestra herencia celestial, que Cristo nos ha prometido y asegurado en la cruz. Es porque el Espíritu nos ha sellado que estamos seguros de nuestra salvación. Nadie puede romper el sello de Dios.

  Oraciones poderosas para poder vender tu negocio o una propiedad

El Espíritu Santo es dado a los creyentes como una “primera cuota” para asegurarnos que nuestra herencia completa como hijos de Dios será entregada. El Espíritu Santo se nos da para confirmarnos que pertenecemos a Dios, quien nos concede Su Espíritu como un don, al igual que la gracia y la fe son dones (Efesios 2:8-9). Mediante el don del Espíritu, Dios nos renueva y santifica. Él produce en nuestros corazones esos sentimientos, esperanzas y deseos que son la evidencia de que somos aceptados por Dios, de que somos considerados sus hijos adoptivos, de que nuestra esperanza es genuina y de que nuestra redención y salvación son seguras del mismo modo que un sello garantiza un testamento o un acuerdo. Dios nos concede su Espíritu Santo como prenda cierta de que somos suyos para siempre y de que seremos salvos en el último día. La prueba de la presencia del Espíritu son Sus operaciones en el corazón que producen arrepentimiento, el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-23), conformidad con los mandamientos y la voluntad de Dios, pasión por la oración y la alabanza, y amor por Su pueblo. Estas cosas son las evidencias de que el Espíritu Santo ha renovado el corazón y que el cristiano está sellado para el día de la redención.

Breve oración a la preciosa sangre de jesús

¿Qué significa ser “sellados” por el Espíritu, y cuán seguros nos hace este sello? Las palabras significan cosas, y no se nos permite atribuir significados arbitrarios a las palabras bíblicas. Pero un estudio cuidadoso del uso bíblico de esta palabra “sello” desarrollará su significado para nosotros y fortificará nuestra fe.

En Ester 8:8, el rey de Persia ordenó que se emitiera un decreto, y ordenó: “séllalo con el anillo del rey”. Cuando el anillo del rey se presionaba contra la cera caliente que sellaba un documento en aquellos días, el pergamino sellado llevaba entonces una huella que lo identificaba con el rey. Del mismo modo, cuando usted y yo fuimos bautizados en Cristo en el momento en que creímos en el Evangelio, fuimos identificados con Cristo, y hasta el día de hoy llevamos la huella invisible del Espíritu Santo. Y aunque a mí me gusta identificarme con nuestros equipos deportivos de Chicago sólo hasta que empiezan a perder, ¡qué bueno es saber que Dios sigue identificado con nosotros incluso cuando le afligimos!

  Hechiz secreto oracion para tener muchos clientes en tu negocio

Ester 8:8 también nos enseña que un decreto sellado con el anillo del rey “¡nadie puede revocarlo!”. Ni siquiera el rey mismo podría revocar una orden sellada con su anillo. Cuán tranquilizador es saber que no importa cómo contristemos Su Espíritu, Dios mismo no puede revertir el destino eterno de un creyente que lleva Su sello. Cuando Daniel fue arrojado al foso de los leones, el rey selló el foso con su propio sello “para que no se cambiase el propósito acerca de Daniel” (Dan. 6:17).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad