La oracion de una madre mueve la mano de dios

La oración de una madre por su hijo

Mi vida está al revés, amando a Dios.    El orden del mundo está fuera de lugar y no puedo hacer nada para enderezarlo de nuevo.    Oh, Señor, tú conoces el dolor de mi corazón en todo momento y sabes por qué: mi hijo ha muerto.    ¿Cómo puede ser que mi hijo amado se haya ido?    El niño que cuidé con tanta preocupación en cada enfermedad, el que llevé cerca de mi corazón y prometí cuidar para toda la vida, ya no está aquí para que lo cuide. Me duele profundamente no haber sido capaz de proteger a este niño que amo con todo mi ser de una muerte que parece tan injusta.

Déjame sentirme tranquila.    Déjame respirar profundamente.    Acompáñame en este tipo de dolor profundo y transformador.    Ahora llevo esta oscuridad conmigo en mi espalda y en mi corazón, siempre.    Es mi carga y mi compañera.

Señor, no hay ni un solo minuto de mi vida en el que esta pérdida no esté grabada tan intensamente en mi cerebro y en mi corazón, ya sea en medio de un día ajetreado o en esos momentos asfixiantes de dolor en la solitaria oscuridad de la noche.    Permítanme estar agradecido por cada minuto que tuvimos juntos. Permíteme atesorar esos recuerdos y encontrar la alegría en ellos.

¿Qué dice la Biblia sobre una madre que reza?

Mientras viva, está entregado al Señor. ‘ Entonces adoraron allí ante el Señor”. La buena noticia: Una madre que reza por ti es una madre que Dios escucha. “Escucha, hijo mío, la instrucción de tu padre; no descuides las enseñanzas de tu madre, porque son una graciosa corona sobre tu cabeza, y cuentas para tu cuello”.

  Oracion acaso no estoy yo aqui que soy tu madre

¿Son poderosas las oraciones de las madres?

La oración de una madre es tan poderosa. Parece que es el movimiento del Señor para llevar a sus hijos al arrepentimiento y a un camino más profundo con Dios.

Oración de la madre

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Debemos una veneración especial (hiperdulia) a la Santísima Virgen María, ya que dio a luz a nuestro Señor y Salvador Jesucristo, el Hijo de Dios (Lc. 1 :35), y así se convirtió en la Madre de Dios. Los griegos la llamaron Theotokos, y los rutenos Bohorodicja, que literalmente significa la portadora de Dios. El título de “Theotokos” fue reconocido a María por el Tercer Concilio Ecuménico, celebrado en Éfeso en el año 431 d.C.

1. La palabra “Theotokos” como tal no se encuentra en las Sagradas Escrituras, pero encuentra su justificación en la revelación divina (Lc. 1 :31-32,35,42). La Santísima Virgen María fue venerada como “Madre de Dios” (Theotokos) desde los inicios del cristianismo, pero el primer testimonio escrito nos llega del obispo Alejandro de Alejandría en el año 320 d.C. (cf. Teodoreto, Historia de la Iglesia I, 4). Desde entonces, este título se encuentra en los escritos de grandes Padres de la Iglesia como San Atanasio (m. 373), San Cirilo de Jerusalén (m. 386) y San Gregorio de Nisa, por mencionar algunos. Y San Gregorio de Nazianz (m. 389) lo consideraba un artículo de fe, diciendo: “Quien niega que Santa María es Theotokos (la portadora de Dios) está lejos de Dios” (cf. Epístola 101).

El poder de una madre que reza citas

No importa la edad que tengan, los niños siempre recordarán el impacto que sus madres tienen en sus vidas. Desde la orientación positiva y la representación de una fe inquebrantable hasta la entrega de amor incondicional y momentos de enseñanza, las madres son los verdaderos héroes de nuestras vidas. Sin embargo, con las presiones diarias de ir más allá en todos los aspectos de sus propias vidas, las madres a veces pueden sentir cualquier cosa menos el amor y el apoyo que dan. Y aunque un círculo de apoyo puede proporcionar un oído atento y un lugar seguro para desahogarse, a veces, el simple hecho de tener a mano unos cuantos versículos bíblicos sobre las madres puede ser útil para ellas en su momento de necesidad. Al igual que aquellos a quienes reparten ánimo, cuidado y amor, las madres desean y requieren lo mismo. Aunque a menudo las vemos como supermujeres en forma humana, sus necesidades son tan importantes como las de los demás, y las madres -aunque rara vez expresan sus necesidades- a menudo se consideran las últimas en todo. Por eso es bueno que las mamás que practican el cristianismo (o tal vez sólo tengan una inclinación espiritual) sepan que hay historias increíbles sobre mujeres en la Biblia que pueden leer para ayudar a elevarlas, fortalecerlas y recordarles el innegable poder que Dios les ha dado.Así que, tanto si necesitas el versículo ideal para añadir a la tarjeta del Día de la Madre de este año como si sólo quieres enviarle un bonito mensaje sobre por qué la quieres tanto, estos versículos bíblicos para el Día de la Madre son estupendos para compartir en esta festividad y en cualquier día del año.

  La madre teresa de calcuta oracion a las antisima virgen

Tuve una madre que rezó por mí

Hay tantas cosas que reclaman su atención. Desde el maquillaje, los chicos, la forma de vestir, la presión de los compañeros, las comparaciones de sus cuerpos y el drama con las novias. Suficiente para que cualquier madre se pregunte: oh Señor, ¿qué hago?

Como mujer, entiendo personalmente la lucha por todas estas cosas, y soy adulta. Sólo puedo imaginar la presión sobre nuestras preciosas hijas, que crecen persiguiendo sus años de adolescentes o jóvenes adultos.

  Oracion acaso no estoy yo aqui que soy tu madre

“Del mismo modo, enseñen a las mujeres mayores a vivir de una manera que honre a Dios. No deben calumniar a los demás ni ser bebedoras empedernidas. Por el contrario, deben enseñar a los demás lo que es bueno. 4 Estas mujeres mayores deben enseñar a las jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, 5 a vivir con sabiduría y a ser puras, a trabajar en sus casas, a hacer el bien y a ser sumisas a sus maridos. Así no avergonzarán la palabra de Dios”. ~ Tito 2: 3-5 (AMPC)

“Y amarás al Señor tu Dios de y con todo tu corazón y de y con toda tu alma (tu vida) y de y con toda tu mente (con tu facultad de pensar y tu entendimiento moral) y de y con todas tus fuerzas. Este es el primer y principal mandamiento”~ Marcos 12:30 (AMPC)

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad