La Paternidad

El Señor dijo: “… os he mandado criar a vuestros hijos en la luz y la verdad” (D. y C. 93:40). Para mí, ese es el esfuerzo humano más importante.

Ser padre o madre no sólo es una gran responsabilidad, sino que es un llamamiento divino; es un esfuerzo que requiere consagración.

El presidente David 0. McKay dijo que la paternidad es “la responsabilidad más grande que se le ha confiado al ser humano” (The Responsibility of Parents to Their Children, pág. 1).

Si bien hay pocos desafíos que sean mayores que el de la paternidad, pocas son las cosas que ofrecen un grado mayor de gozo. Sin duda no hay trabajo más importante en este mundo que el de preparar a nuestros hijos para aprender el temor a Dios, ser felices, honrados y productivos. No hay felicidad mayor para los padres que lograr que sus hijos los honren a ellos y a sus enseñanzas. Esa es en realidad la gloria de la paternidad. Juan testificó: “No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad. (3 Juan 4.) En mi opinión, el enseñar, criar y capacitar a los hijos requiere mas inteligencia, comprensión intuitiva, humildad, fortaleza, sabiduría, espiritualidad, perseverancia y mucho más trabajo que cualquier otra tarea que tengamos en la vida, en especial cuando las normas morales de honor y decencia decaen a nuestro alrededor Para tener éxito en el hogar, se deben enseñar valores e imponerse reglas y normas constantes. Hay comunidades que no apoyan mucho a los padres en lo que respecta a enseñar y honrar normas morales. Hay culturas que las han perdido por completo y muchos de sus jóvenes tienen una actitud sarcástica ante lo que es moral.

Lo más difícil del mundo: ser buenos padres


ÍNDICE

Artículos Recursos
  1. Lo más difícil del mundo: ser buenos padres
  2. Padre, Vuelve A Tu Hogar
Print Friendly, PDF & Email