Oración gloria al padre al hijo y al espíritu santo

Padre nuestro que estás en los cielos

El Gloria Patri, también conocido como Gloria al Padre o, coloquialmente, Gloria, es una doxología, un breve himno de alabanza a Dios en diversas liturgias cristianas. También se conoce como Doxología Menor, para distinguirla de la Doxología Mayor, el Gloria in Excelsis Deo.

Las primeras doxologías cristianas se dirigen al Padre “por medio” (διὰ) del Hijo,[1] o al Padre y al Espíritu Santo con (μετά) el Hijo,[2] o al Hijo con (σύν) el Padre y el Espíritu Santo[2].

La doxología trinitaria dirigida de forma paralela a las tres Divinas Personas de la Trinidad, unidas por y (καί), como en la forma del bautismo, Mateo 28:19, se universalizó en el cristianismo niceno, que se estableció como fe oficial de la Iglesia con el Edicto de Tesalónica en 380.[3]

El árabe es una de las lenguas litúrgicas oficiales de la Iglesia de Jerusalén[8] y de la Iglesia de Antioquía,[9] ambas Iglesias ortodoxas autocéfalas y dos de los cuatro antiguos Patriarcados de la Pentarquía[10][11].

Texto de la oración del señor

Me encanta encontrar maneras de sentir a Dios en mi día, ya sea yendo a trabajar o preparando la cena. Me aseguro de estar conectada a Él escuchando relatos bíblicos, sermones, rezando y cantando canciones de alabanza. Todas las aplicaciones que pruebo las introduzco en mi vida cotidiana para poder sentir su utilidad en el día a día.

El concepto de doxología procede del judaísmo, donde se denomina Qaddish. Se recitaban al final de secciones clave de los servicios de la sinagoga. El apóstol Pablo también las utilizaba mucho al principio y al final de muchas de sus cartas.La oración del Gloria fue utilizada por primera vez por los monjes católicos ya en el siglo IV para terminar cada salmo del Breviario. Se trataba de volver a representar, de forma más breve, la gloria de Dios exaltada en la doxología del Gloria Excelsis durante la Misa.Otro uso notable de la misma se produjo siglos más tarde, en 1608. Algo parecido apareció en un libro del famoso obispo San Francisco de Sales. Su libro “Introducción a la vida devota” terminaba con estas palabras: “Gloria a Jesús, a quien, con el Padre y el Espíritu Santo, sea el honor y la gloria, ahora y siempre, y por toda la eternidad. Después de que los primeros monjes la utilizaran, esta oración se filtró en muchos himnos y, como resultado, se hizo muy popular en la Iglesia católica. Con el tiempo, se utilizó para concluir cada decena del rosario.

  Oracion de la sangre presiosa de cristo por ls hijos

Gloria

La siguiente entrega de nuestra serie de oraciones -Gloria al Padre- se llama técnicamente doxología. La doxología se define como una expresión de alabanza a Dios, especialmente un himno breve, hablado o cantado. El Gloria, también conocido como Gloria Patri en latín, se suele rezar cuando recitamos el Rosario y muchas devociones católicas populares. Tanto si lo decimos al final de una coronilla o novena, como si lo decimos al azar, cada vez que pronunciamos las palabras del Gloria, apartamos momentáneamente nuestra atención de nosotros mismos y la centramos en Dios para darle su justa gloria, o alabanza. Estamos reconociendo que Dios es digno de toda nuestra adoración, alabanza y acción de gracias. Piensa en todas las formas en que la palabra gloria se utiliza para describir algo tan perfecto y hermoso: una puesta de sol gloriosa; un cielo glorioso lleno de estrellas; un arco iris glorioso, etc. En esta doxología, estamos diciendo: “¡Vaya, Dios, eres glorioso!” ¡Y tú eres el verdadero significado de todo lo que es bueno y perfecto!

  Oracion he aqui yo te cuido que eres mi hijo

Referencias en la BibliaHay muchas doxologías similares al Gloria que se pueden encontrar a lo largo de la Biblia, incluyendo: “Bendito sea el Señor Dios, el Dios de Israel, que es el único que hace maravillas. Y bendito sea Su glorioso nombre para siempre; Y que toda la tierra se llene de Su gloria Amén, y Amén”. (Salmo 72:18-19) “¡Alabad a Yahveh! Alabad a Dios en su santuario, alabadle en su grandeza. Alabadle por sus proezas, alabadle según su grandeza. Alabadle con sonido de trompeta; Alabadle con arpa y lira…” (Salmo 150:1-6)Reconociendo nuestra tendencia como humanos a olvidarnos de dar regularmente a Dios Su justa alabanza, la Iglesia comenzó la práctica de cantar o recitar el Gloria ya en el siglo IV.

Oración de alabanza y adoración

Serie Vida de San Ignacio: Video 5 Durante el Año Ignaciano, celebramos el 500 aniversario del momento de la bala de cañón de San Ignacio, que cambió su vida para siempre.      Una amistad ignaciana El Rev. Jim Pribek, S.J., vicepresidente adjunto para Misión y Ministerio, reflexiona sobre el número de otoño de 2021 de la revista Conversations y sobre la importancia de desarrollar verdaderas amistades.

  Oracion de la santa muerte para que mi hijo regrese

Mientras continuamos celebrando el Año Ignaciano y el 500 aniversario del momento transformador de San Ignacio en Pamplona, nos fijamos en esta conocida oración de la tradición jesuita para inspirarnos y reflexionar sobre cómo podemos entrar en la celebración de todo el año.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad