Oración al espiritu santo amor del padre y del hijo

Señal de la cruz

Nuestro Dios es un Dios impresionante.    Es bondadoso, de corazón tierno y misericordioso.    Nuestro Padre nos ama con un amor eterno y siempre se preocupa por nuestro bienestar.    Él nos proporciona todo lo que necesitamos a través de Jesucristo y del Espíritu Santo.    Dios debe ser siempre reverenciado y adorado.    Él debe tener nuestro máximo respeto.    Hoy, bendice al Señor dando alabanza y adoración a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Padre Celestial, Tú eres el Creador del Universo; por Tu Palabra, tú creaste el mundo. Tu Palabra declara Tu Gloria. Tú eres el único Dios sabio que ahora nos habla individualmente por Tu Espíritu Santo. Señor, Tú estableciste los límites del océano, el sistema de filtración de los árboles y el conducto de las lágrimas para humedecer nuestros ojos. Eres un Dios asombroso. Tus promesas siguen vigentes. Las estaciones siguen cambiando y el arco iris sigue adornando el cielo. Nos amaste antes de la creación del mundo. Gracias por redimirnos y reconciliarnos contigo, a través de tu Hijo, Jesucristo. Gracias por enviar tu Espíritu Santo para sostenernos en la tierra. Padre Trino, te honramos y te agradecemos por tu maravilloso plan de salvación.

En el nombre del padre y del hijo

Como católicos, cada vez que rezamos, empezamos invocando los nombres de las tres personas de la Santísima Trinidad, cuya fiesta celebramos este domingo. Esta costumbre puede ser tan habitual que a veces lo hacemos sin darnos cuenta de la profundidad de las palabras que estamos pronunciando. Cada vez que nombramos a las tres personas de la Santísima Trinidad, estamos articulando un gran misterio sobre Dios y su proximidad a nosotros que nos ha sido revelado por Dios mismo. La única forma en que conocemos la Trinidad y los nombres de las personas que contiene Dios es porque el propio Jesús nos ha hablado de ellos. Como Hijo de Dios enviado por el Padre, Jesús nos ha dicho que llamemos a Dios “Padre nuestro” y nos ha hablado repetidamente del Padre. Durante su vida, Jesús prometió a sus discípulos que les enviaría el Espíritu Santo después de regresar al Padre. En Pentecostés el Espíritu Santo fue derramado sobre la Iglesia por Jesús y su Padre en el Cielo. Que los tres no se pueden separar lo atestigua el pasaje del Evangelio de Mateo en el que Jesús encarga a sus discípulos que bauticen a todas las personas “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”.    Todo lo que sabemos sobre Dios como Trinidad nos ha sido revelado por la propia Trinidad. Podemos aprender mucho sobre el amor de Dios por nosotros al reflexionar sobre este gran misterio de nuestra fe.

  Oracion de la santa muerte para que mi hijo regrese

Oración a San José

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. Danos hoy el pan de cada día y perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación, líbranos del mal.

Dios te salve María, llena de gracia, el Señor es contigo. Bendita eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

  Oracion de la sangre presiosa de cristo por ls hijos

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestra defensa contra la maldad y las asechanzas del Diablo. Que Dios lo reprenda, te lo pedimos humildemente, y haz tú, oh Príncipe de los ejércitos celestiales, con el poder de Dios, arrojar al infierno a Satanás, y a todos los espíritus malignos, que merodean por el mundo buscando la ruina de las almas.

Dios mío, me arrepiento de mis pecados de todo corazón. Al elegir hacer el mal y dejar de hacer el bien, he pecado contra ti, a quien debería amar sobre todas las cosas. Me propongo firmemente, con tu ayuda, hacer penitencia, no pecar más y evitar todo lo que me lleve a pecar. Nuestro Salvador Jesucristo sufrió y murió por nosotros. En su nombre. Dios mío, ten piedad.

La oración del Señor

“Este es el misterio de Pentecostés: El Espíritu Santo ilumina el espíritu humano y, revelando a Cristo crucificado y resucitado, indica el camino para asemejarse a él, es decir, para ser “imagen e instrumento del amor que brota de Cristo””. (Papa Benedicto XVI, 4 de junio de 2006)

Querido Padre, en nombre de mi Señor Jesucristo, te pido que suscites en mí la plenitud de tu Espíritu Santo. Ayúdame a crecer en mi relación con la Tercera Persona de tu Santísima Trinidad y a vivir en su poder y utilizar sus dones.

Señor Jesús, Tú prometiste: “El Consejero, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que os he dicho” (Juan 14:26). Ayúdame a recordar que no lo sé todo, y que eso está bien, porque el Espíritu Santo lo entiende todo. Lléname del Espíritu Santo y de su comprensión de todo lo que ocurre en mi vida.

  Sello de la preciosa sangre para los hijos oracion proteccion

Oh Espíritu Santo, Jesús pidió al Padre que me diera el Espíritu de la Verdad (Juan 14:17). Ayúdame a reconocerte en las Escrituras. Abre mi mente para entender Tus verdades, y abre mi corazón para aceptar Tus verdades con fe, incluso antes de obtener la comprensión correcta.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad