Oracion para el ladron sufra y no pueda estar tranquilo

Protección de la oración en Youtube

Este artículo utiliza URLs desnudas, que son poco informativas y vulnerables a la pérdida de enlaces. Por favor, considere convertirlas en citas completas para asegurar que el artículo siga siendo verificable y mantenga un estilo de citación consistente. Hay varias plantillas y herramientas disponibles para ayudar a dar formato, como Reflinks (documentación), reFill (documentación) y Citation bot (documentación). (Septiembre 2022) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

La oración del pecador (también llamada oración de consagración y oración de salvación) es un término cristiano evangélico que se refiere a cualquier oración de arrepentimiento, rezada por individuos que se sienten convencidos de la presencia del pecado en sus vidas y tienen el deseo de formar o renovar una relación personal con Dios a través de Jesucristo. Es una oración muy popular en los círculos evangélicos[1]. No pretende ser litúrgica como un credo o un confiteor que se dice o se canta dentro de la misa católica, sino que pretende ser un acto de conversión inicial al cristianismo; al mismo tiempo, es aproximadamente análoga al acto de contrición católico, aunque la teología que hay detrás de cada uno es marcadamente diferente, debido a las visiones intrínsecamente diferentes de la salvación entre el catolicismo y el protestantismo. Mientras que algunos cristianos consideran que recitar la oración del pecador es el momento que define la propia salvación, otros lo ven como un paso inicial en el camino de la fe de toda la vida[2][3].

¿Cómo rezas para tener fuerza en los momentos difíciles?

Ayúdame a no temer el futuro, sino a confiar con valentía en que tú tienes el control cuando mis emociones me hunden y cuando estoy desesperado. Y cuando no pueda hablar y no sepa qué decir, ayúdame a “estar tranquilo y saber que tú eres Dios”. Sé mi consolador, mi sanador y tráeme la paz. En el nombre de Jesús, amén.

  Oraciones de dios te prestare tus padres por un tiempo

¿Qué dice Dios sobre los tiempos difíciles?

Nehemías 8:10 No te aflijas, porque la alegría del Señor es tu fuerza. Isaías 41:10 Así que no temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios. Yo te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra justa. Éxodo 15:2 El Señor es mi fuerza y mi canción; él me ha dado la victoria.

¿Qué dice la Biblia sobre el trato con un ladrón?

Proverbios 6:30-31 Los hombres no desprecian al ladrón, si roba para saciar su alma cuando tiene hambre; 31 pero si es hallado, devolverá siete veces más; dará toda la hacienda de su casa. Proverbios 21:7 El robo de los impíos los destruirá, porque se niegan a hacer juicio.

Oración de liberación

Nadie viaja por la vida sin, en algún momento, experimentar la pérdida de alguien o algo querido. La pérdida de un ser querido por la muerte es uno de los retos más intensos de la vida, y el dolor puede ser abrumador. Pero Dios no te deja sufrir solo. Encuentra consuelo en estos versículos de Su Palabra…

4. “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, que nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos consolar a los que están en cualquier dificultad” (2 Corintios 1:3, 4).

5. 5. “No temáis, porque yo estoy con vosotros; no temáis, porque yo soy vuestro Dios. Yo te fortaleceré, sí, te ayudaré, te sostendré con mi diestra justa” (Isaías 41:10). Dios promete estar contigo y sacarte adelante en este tiempo de intensa decepción y soledad.

  Oraciones de dios te prestare tus padres por un tiempo

6. “Aunque camine por el valle de la sombra de la muerte, no temeré ningún mal, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me confortan” (Salmo 23:4). Depende de Su guía para salir de ese valle oscuro.

La oración del Señor

La oración puede ayudarnos a ver el panorama general y a sentirnos reconfortados por el amor de Dios cuando las cosas no van como queremos. Tanto si necesitas consuelo, ayuda o guía, como si estás preocupado o sufres una pérdida, o te enfrentas a la incertidumbre, estas oraciones te ayudarán. Esperamos que las encuentres alentadoras.

Ayúdame a no temer el futuro, sino a confiar con valentía en que tú tienes el control cuando mis emociones me hunden y cuando estoy desesperado. Y cuando no pueda hablar y no sepa qué decir, ayúdame a “estar tranquilo y saber que tú eres Dios”.

No te entiendo, ni siquiera sé si creo en ti, pero este es mi grito a ti, seas quien seas, me imagino que si eres tan grande como la gente dice que eres, no te vas a ofender si me equivoco.

Dios, ayúdame a confiar en ti mis decisiones y mi futuro. Permíteme apoyarme en ti con todo mi corazón en lugar de confiar en mi propia comprensión imperfecta. Dame una guía clara en mi vida. Te pido ayuda para dirigir mi camino. Dame la confianza de que tu dirección es siempre el mejor camino. En el nombre de Jesús, amén.

Oración de buenas noches

Un joven que acababa de confiar en Cristo como Salvador estaba ansioso por contar su experiencia a los demás. Leyó un folleto del Evangelio y se fijó en la “oración del pecador” que aparecía en el reverso. “Si hago que la gente rece esta oración, ¿se salvarán?”, preguntó.

Estuve tentado a decir: “Sí, si realmente la creen”. Pero, afortunadamente, me moví en otra dirección, llevándole a la historia de los ladrones moribundos en Lucas 23:39-43. Para mí, es una de las ilustraciones más dramáticas y conmovedoras del evangelio de la gracia en toda la Escritura.

  Oraciones de dios te prestare tus padres por un tiempo

Desde un punto de vista técnico, se puede argumentar que el primer ladrón no rezó realmente. Pues su arrebato no fue más que una burla. Aunque eso es cierto según el texto, su acción también proporciona una lección objetiva sobre la incredulidad.

Aunque instó a Jesús a “salvarnos”, lo más probable es que sólo pensara en la salvación temporal: el rescate de la crucifixión. Sin embargo, el tono de su comentario muestra que ni siquiera confiaba en Cristo para eso.

Sus insultos, mostrando su incredulidad en el Cristo que estaba muriendo en su presencia, ilustran la actitud de muchos hoy en día que oran o hablan de la salvación -temporal o eterna- en el contexto de la incredulidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad