Oracion para que dios me hable a trevez de sueños

Oración para tener buenos sueños cristianos

Mientras escribo este post, nos acercamos a la fiesta cristiana de Pentecostés. Es la época del año en la que celebramos los acontecimientos que se recogen en Hechos 2: el día en que se derramó el Espíritu Santo y nació la Iglesia.

No sé ustedes, pero a mí me resulta bastante fácil imaginarme el encuentro con Jesús. Después de todo, vivió como un hombre y caminó entre nosotros. Era la imagen del Dios invisible (Colosenses 1:15); Dios en forma humana – aquí para ayudarnos a relacionarnos con Dios. En nuestra imaginación podemos imaginarlo de alguna manera (incluso si empezamos con el dibujo de alguien, o imaginando a un actor que ha interpretado a Jesús).

Jesús lo resumió bastante bien en Juan 3:8. Comparó su Espíritu con el viento: algo que se puede sentir pero no ver ni tocar. Debido a esta dificultad, he descubierto que el Espíritu Santo se encuentra con nosotros en los sueños, en forma de personas, símbolos e imágenes con las que podemos relacionarnos.

Cuando hablamos del Espíritu Santo, nos referimos al Espíritu de Dios. En la Biblia encontramos a Dios revelado en tres personalidades distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Así que básicamente estamos hablando de encontrarnos con la persona de Dios.

¿Cómo puedo rezar para que mis sueños se hagan realidad?

Señor, queremos vivir los sueños que pusiste en nuestros corazones. Dios, ayúdanos a entender cuáles de nuestros sueños se alinean con tu voluntad para nosotros. Señor, ayúdanos a centrarnos en ti y a dedicar el tiempo, la determinación y el trabajo duro necesarios para crecer en Cristo y vivir según tu plan. En el nombre de Jesús oramos, Amén.

¿Cómo saber si un sueño es una visión?

Los sueños son derivas de la imaginación, como si uno imaginara nubes en el cielo. Las visiones son esfuerzos guiados para lograr el cambio. Se producen a nivel personal y organizativo.

Oraciones para que los buenos sueños se manifiesten

Cantar de los Cantares 5:2 “Una noche, mientras dormía, mi corazón se despertó en un sueño. Oí la voz de mi amado; llamaba a la puerta de mi habitación. Ábreme, mi amor, mi amante, mi hermosa paloma…”

Los sueños son un regalo de un Padre amoroso y tienen la intención de atraerte a una relación íntima con Él. Este verso es una descripción entrañable de Dios que se acerca a su amado en la estación nocturna y le habla con palabras de aliento y sanación. Dios utiliza los sueños para alinear nuestros corazones, pensamientos e intenciones con Su propósito eterno. Él puede usar los sueños de diversas maneras: para responder a nuestras preguntas; para designarnos para una nueva misión; para ordenar cambios en la forma en que debemos vivir; para estar en comunión con nosotros respecto a los secretos de Su corazón; para prometernos algo aún por venir; para enseñarnos verdades vitales que podríamos haber pasado por alto, y mucho más. Si aún no lo sabes, ¡qué perspectiva tan emocionante puedes esperar con gran expectación!

Mi propio interés y crecimiento en la comprensión de los sueños ocurrió a causa de un sueño que cambió mi vida de manera dramática. Poco después de divorciarme, el Señor me dio un sueño para sanar la ruptura y restaurar la esperanza en mi vida. Al igual que la curación interior, este sueño me llevó a un nuevo lugar en la vida.

Cómo pedirle a Dios que haga realidad tus sueños

Dios hace milagros hoy en día, y responde a las oraciones cuando oramos. Él todavía trabaja a través de sueños y visiones para responder a nuestras preguntas, para salvar a los que no son salvos, para darnos advertencias e instrucciones, y para proporcionarnos orientación intercesora en nombre de otras personas.

Tal vez usted nunca ha recibido un sueño del Señor, o tal vez lo ha recibido y no ha reconocido que era del Señor. Permítame compartir con usted cómo recibir un sueño de Dios con este proceso de siete pasos.

Mateo 7:7-11 KJVean y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá la puerta. Porque todo el que pide recibe, el que busca encuentra, y al que llama se le abre la puerta. ¿Quién de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenos regalos a vuestros hijos, cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenos regalos a los que le pidan.

Santiago 1:6-8 MEVPero que pida con fe, sin vacilar. Porque el que vacila es como la ola del mar, que se deja llevar y zarandear por el viento. Que ese hombre no piense que va a recibir algo del Señor. El hombre de doble ánimo es inestable en todos sus caminos.

Oración por los sueños de Dios

“En medio de los pensamientos inquietantes de las visiones de la noche,Cuando el sueño profundo cae sobre los hombres,El temor se apoderó de mí, y el temblor, e hizo temblar todos mis huesos. “Entonces un espíritu pasó junto a mi cara;El vello de mi carne se erizó.Leer más “Se quedó quieto, pero no pude discernir su aspecto;Una forma estaba ante mis ojos;Hubo silencio, luego oí una voz:

Al cabo de dos años completos, el faraón tuvo un sueño y vio que estaba de pie junto al Nilo. Y he aquí que del Nilo subían siete vacas, lisas y gordas, que pastaban en la hierba del pantano. Y he aquí que otras siete vacas subieron tras ellas del Nilo, feas y flacas, y se quedaron junto a las otras vacas en la orilla del Nilo.Leer más.Las vacas feas y flacas se comieron a las siete vacas lisas y gordas. Entonces el faraón se despertó. Se durmió y soñó por segunda vez; y he aquí que de un solo tallo salían siete espigas, gordas y buenas. Y he aquí que tras ellas brotaron siete espigas delgadas y quemadas por el viento del este. Las espigas delgadas se tragaron a las siete espigas gordas y llenas. Entonces el Faraón se despertó, y he aquí que era un sueño.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad