Youtube predicas la oracion que mueve el corazon de dios

La oración mueve a Dios Escritura

Este post se inspiró originalmente en un artículo de Scott Dannemiller en el que instaba a los cristianos a dejar de decir “sentirse bendecidos” cada vez que les llegara algo bueno. Él hace un argumento reflexivo y perspicaz en torno a eso.

El desfile de santos a lo largo de los siglos se habría escandalizado al ver que la oración se reduce a que Dios haga lo que le pedí que hiciera cuando le pedí que lo hiciera.  Dios no es un cachorro al que hay que adiestrar ni un chef en la cocina que prepara la comida a nuestro antojo. Él es soberano.

Para aquellos exploradores de las fronteras de la fe, la oración no era un pequeño hábito añadido a la periferia de sus vidas; era su vida. Era el trabajo más serio de sus años más productivos. La oración no nos acerca al corazón de Dios”.

Creo que los cristianos pueden consolarse con el hecho de que, cuando rezamos, a menudo no sabemos por qué orar o incluso cómo hacerlo, pero las Escrituras nos dicen que el Espíritu Santo traducirá la oración en algo mejor de lo que podríamos expresar en ese momento.

¿Qué tipo de oración mueve a Dios?

La oración que mueve a Dios es la que busca honrar su Nombre, cumplir sus promesas y bendecir a su pueblo.

¿La oración mueve a Dios?

La oración no es para instruir a Dios, o informar a Dios, o impresionar a Dios. La oración nos mueve a ti y a mí: es la fe la que mueve la mano de Dios. El valor de la oración es doble.

¿Cómo se reza el corazón de Dios?

La oración, abrir el corazón a Dios

“¡Escúchame cuando te llamo, oh Dios de mi justicia! Me has aliviado en mi angustia; ten piedad de mí y escucha mi oración” (Salmo 4:1). “Presta atención a mis palabras, Señor, considera mi meditación. Atiende a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, porque a ti oraré” (Salmo 5:1-2).

Breve exhortación sobre la oración

“Papá, ¿cómo está la Iglesia?” preguntó Ellie mientras la dejaba en el suelo. Era una pregunta que Louis esperaba, pero no el rostro ansioso de Ellie, ni la profunda línea de preocupación que apareció entre sus ojos azul oscuro. Louis frunció el ceño y luego miró a Rachel.

“Papá, ¿cómo está Church?” preguntó Ellie mientras la dejaba en el suelo. Era una pregunta que Louis esperaba, pero no la cara de ansiedad de Ellie ni la profunda línea de preocupación que apareció entre sus ojos azul oscuro. Louis frunció el ceño y luego miró a Rachel.

“Estoy agotado. Hemos llegado hasta Boston sin problemas. Cambiamos de avión sin problemas. Despegamos sin problemas. Pero cuando el avión está sobrevolando la ciudad, Gage mira hacia abajo y dice: ‘Bonito, bonito’, y luego se echa a llorar”.

“Papá, ¿cómo está Church?” preguntó Ellie mientras la dejaba en el suelo. Era una pregunta que Louis esperaba, pero no la cara de ansiedad de Ellie, ni la profunda línea de preocupación que apareció entre sus ojos azul oscuro. Louis frunció el ceño y luego miró a Rachel.

Sí, está bien. Se pasa el día tumbado en la casa y me mira con esos ojos extraños y turbios, como si hubiera visto algo que le hubiera quitado la mayor parte de la inteligencia que tiene un gato. Es simplemente genial. 1 Lo saco con una escoba por la noche porque no me gusta tocarlo. Le doy un barrido con ella y se va. Y el otro día cuando abrí la puerta, Ellie, tenía un ratón, o lo que quedaba de él. Había tirado las tripas al infierno para desayunar. Y hablando de desayuno, me salté el mío esa mañana. Por lo demás… “Está bien”.

Sermón sobre la oración que mueve a Dios

Filipenses 1:9-11A veces no sabemos cómo orar. Eso puede ocurrir cuando otros nos piden que recemos por ellos, pero se sienten incómodos compartiendo detalles personales. O tal vez hemos perdido el contacto con una persona de nuestra lista de oración, por lo que no estamos seguros de cuál es la mejor manera de interceder por ella. También podemos estar confundidos sobre nuestras propias peticiones, especialmente cuando las circunstancias son complicadas.  Cuando no estamos seguros, podemos buscar la guía de Dios en las oraciones registradas en las Escrituras. Aunque a menudo tendemos a centrarnos en las preocupaciones prácticas relacionadas con nuestras circunstancias, la prioridad del Señor es la salud espiritual. Eso es lo que vemos en la petición de Pablo por los cristianos de Filipos. Oró para que su amor mutuo se desbordara cada vez más y para que “siguieran creciendo en conocimiento y entendimiento”; su oración fue también que comprendieran lo que realmente importaba para “vivir vidas puras e irreprochables” (Fil. 1:9-10 NLT).  Estas son buenas directrices para las peticiones porque tratan de las emociones y los juicios, que pueden llevarnos por el mal camino si no nos guiamos por el discernimiento y la sabiduría de Dios. Todos necesitamos la ayuda del Señor en estas áreas, así que no dudemos en pedírsela.  La Biblia en un año: Romanos 10-13

Esquema de sermón bautista sobre la oración

H. Dean Garrett, instructor, Tempe Arizona Institute La oración no se limita a las peticiones formales y audibles: la oración también incluye la espiritualidad silenciosa, la cercanía al Señor. El anciano Richard L. Evans indicó que cuando hablaba de la oración no se refería a pulidas obras maestras de la literatura, sino más bien al “clamor del corazón humano enfrentado a una necesidad urgente; hablo de la oración que nace de la gratitud sincera. Hablo de la oración que pide con humildad sabiduría y guía; la oración que, aunque no tenga forma de palabras, será entendida y respondida por Aquel que escucha todas las oraciones y otorga todas las bendiciones”. (Church News, 31 de marzo de 1934).

Con estos pensamientos en mente, se hace evidente que cuando el apóstol Pablo instruyó a los tesalonicenses a “orar sin cesar” (1 Tes. 5:17), y cuando Alma instruyó a los miembros de la iglesia de su época a “orar sin cesar y dar gracias en todas las cosas” (Mosíah 26:39), no sólo les estaban aconsejando que oraran formalmente, sino también que sintieran y reaccionaran ante la presencia de Dios en sus vidas.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad