Oracion a la santa muerte para reconciliarte con tu amor

Oración católica para la reconciliación de una relación

Si estás muy enfermo o moribundo, puedes tener sentimientos de impotencia, confusión, rabia, arrepentimiento o miedo. Para el cristiano, el amor de Jesucristo puede ayudar a dar sentido a su sufrimiento, y darle esperanza y apoyo espiritual aunque se sienta muy débil.

El sacramento de la Penitencia es la forma más importante en que un católico puede hacer las paces con Dios y recibir su perdón y su curación interior. También le ayuda a reconciliarse con el pasado y a sanar sus relaciones con los demás.

Si está próximo a la muerte, el sacerdote también puede concederle el Perdón Apostólico. Se trata de una bendición especial que incluye la oración: “Que Dios te abra las puertas del paraíso y te acoja en la alegría eterna”.

El sacerdote reza por ti y te unge la frente y las manos con óleo santo. Aporta un don especial del Espíritu Santo que da fuerza espiritual, ayudando a soportar las pruebas de la enfermedad con más seguridad y confianza.

Une a la persona con Jesucristo en su sufrimiento y le ayuda a rezar con y por toda la Iglesia. Trae el perdón y les prepara para su viaje final hacia Dios. En algunos casos, si es la voluntad de Dios, puede traer salud y curación.

Oración de reconciliación con Dios

La Biblia nos enseña que la reconciliación es una prioridad de Dios. Él tomó la iniciativa de orquestar la reconciliación entre nosotros y Él haciendo que Jesús muriera en la cruz. A través de su sangre derramada, se cumplió la provisión para nuestra reconciliación. Ahora nos invita a convertirnos en ministros de la reconciliación en el mundo que nos rodea. El apóstol Pablo escribió: “Todo esto proviene de Dios, que nos reconcilió consigo mismo por Cristo y nos dio el ministerio de la reconciliación. Somos, pues, embajadores de Cristo” (2 Corintios 5:18-19a). El escritor de Hebreos escribió: “Esforzaos por vivir en paz con todos y por ser santos” (Hebreos 12:14). Jesús mismo nos enseñó que si estamos dando una ofrenda y recordamos que nuestro vecino o amigo tiene algo contra nosotros, debemos ir a reconciliarnos antes de dejar nuestra ofrenda. (Mateo 5:23-24).

  Oracion a la sombra de san pedro para el amor

El perdón es fundamental para la reconciliación. Pablo escribió que debemos “Soportaros y perdonaros mutuamente si alguno de vosotros tiene queja contra alguien. Perdonad como el Señor os perdonó” (Colosenses 3:13). A medida que aprendemos a ofrecer perdón a los demás, podemos avanzar y buscar la reconciliación. Puede ser un asunto delicado, por lo que es mejor empezar con una oración de reconciliación. Cuando llevamos nuestras relaciones ante el Señor, pidiéndole al Espíritu Santo que ablande los corazones y traiga restauración, a menudo vemos que las relaciones se transforman; por eso es crucial interceder por nuestras relaciones mediante la oración de reconciliación. ¿Cómo es esto? Aquí hay 5 poderosas oraciones de reconciliación para empezar. Cada una está basada en las Escrituras.

Oración por la reconciliación con los miembros de la familia

Oraciones basadas en 2 Corintios 5:16-21FEn adelante, por tanto, no consideramos a nadie desde el punto de vista humano; aunque una vez conocimos a Cristo desde el punto de vista humano, ya no lo conocemos de esa manera.Así que si alguien está en Cristo, hay una nueva creación: todo lo viejo ha pasado; mira, todo se ha hecho nuevo. Todo esto proviene de Dios, que nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos ha dado el ministerio de la reconciliación; es decir, que en Cristo Dios reconcilió consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos confió a nosotros el mensaje de la reconciliación. Así pues, somos embajadores de Cristo, pues Dios apela por medio de nosotros: os suplicamos en nombre de Cristo que os reconciliéis con Dios, que por nosotros hizo pecado al que no conoció pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él.

  Oración a san marcos de león para un amor imposible

Déjame tener ojos para ver, Señor, y oídos para oír. Déjame tener ojos para ver a todos en tu hermosa creación exactamente como tú los creaste y declararlos hermosos. Déjame encontrar maneras de celebrar nuestra singularidad y no usarla para degradar o rebajar. Permíteme tener oídos que realmente escuchen y honren el dolor y las luchas de nuestros hermanos y hermanas en toda la tierra.Permíteme ser tus oídos, tu voz y tus manos, ya que quiero ser parte del cambio que nos ayude a todos a salir adelante de los males que nos hemos hecho unos a otros.Permíteme responder a la incitación del Espíritu Santo para decir tu verdad y marcar la diferencia dondequiera que esté. Que reine tu amor.Sally VoelkertConsejera jubilada de escuela primariaMiembro de Mount Vernon UMCTrinity, N.C.

Oración por la reconciliación de una relación rota

Oh Príncipe de la Paz, cuyo advenimiento buscamos en nuestras vidas, ven hoy y enséñanos a convertir nuestras espadas en arados, en herramientas de vida y no en instrumentos de miedo. Que tu amor nos despoje de todas las armas y estrategias de conquista que no son las herramientas de los amantes, de los sabios y de los hijos de Dios. No anhelemos una victoria que requiera el dolor de una hermana o la vergonzosa derrota de un hermano.Seamos aventureros y pacificadores,convirtiendo espadas en palas,llenando agujeros y nivelando cumbres.Desarmémonos y seamos vulnerables,pues sólo a través de manos y corazones tan abiertos puede llegar Emmanuel.

  Oraculo chino del amor concepcion

Oh, Bendito, se dice que la Navidad es para los niños. Estoy de acuerdo: es sólo una fiesta para los jóvenes de corazón, una fiesta para encontrar bajo los árboles regalos que sorprendan y deleiten al niño eterno. Quítame las costras de cinismo de los ojos para que este niño calloso y envejecido pueda ver la santidad resplandeciendo en la punta de cada rama, pueda ver cada árbol como un árbol de Navidad. No permitas que me avergüence de bailar de alegría ante los regalos ocultos envueltos en papel brillante con lazos de cinta de colores del arco iris. Pero concédeme también el asombro juvenil y despierto para reconocer, e incluso esperar, milagros de vida en cada esquina, milagros de bondad, generosidad y cuidado. Regala a mi corazón demasiado calculador la emoción de la anticipación para recibir realmente los dones de la vida, la capacidad de festejar y regocijarme.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad