Menú Cerrar

El problema sinóptico y la teoría de las dos fuentes

A Maceo, Marcos y Lucas se les llama los Evangelios Sinópticos (o simplemente los Sinópticos) porque ofrecen la misma visión general o sinopsis de la vida y los hechos de Cristo, en cierta medida dicen las mismas cosas. Las semejanzas entre los Sinópticos han llevado a los estudiosos a preguntarse cómo llegaron a ser tan parecidos en algunos lugares mientras que en otros tan distintos. ¿Acaso sus autores tomaron prestado unos de otros ciertos materiales? ¿O tal vez utilizaron alguna fuente común que ya no poseemos? A estas y otras cuestiones semejantes es a lo que se llama comúnmente el «problema sinóptico». (1)

Teoría de las dos fuentes

La teoría de las dos fuentes es una teoría que busca dar una respuesta al llamado problema sinóptico o cuestión sinóptica que plantea por qué los evangelios sinópticos son tan semejantes entre sí y, al mismo tiempo, por qué son distintos.

La teoría de las dos fuentes afirma que el Evangelio de Marcos es el más antiguo. El Evangelio de Mateo y el Evangelio de Lucas habrían conocido el texto de Marcos y lo habrían utilizado como fuente principal de sus obras. Esto explicaría por qué los tres evangelios sinópticos son tan semejantes en su estructura e incluso en su lenguaje. (2)

Entre otras cosas, los eruditos han afirmado lo siguiente:

1. Las partes en común entre Mateo y Lucas empiezan al comienzo de Marcos y terminan al final de Marcos.

2. Mateo reproduce un 90 por ciento de Marcos, y Lucas un 50 por ciento. A menudo reproducen a Marcos en el mismo orden.

3. En los segmentos que los tres tienen en común, hay un 50 por ciento de coincidencia al nivel del lenguaje.

4. A menudo Mateo y Marcos difieren conjuntamente de Lucas, y a menudo Lucas y Marcos difieren conjuntamente de Mateo, pero Mateo y Lucas casi nunca difieren conjuntamente de Marcos.

La conclusión es que Marcos fue escrito primero, y a la hora de sentarse a escribir sus evangelios, Mateo y Lucas utilizaron a Marcos como fuente.

Además de las similitudes con Marcos, Mateo y Lucas comparten muchos material que no aparece en Marcos: Unos doscientos versículos compuestos de dichos y parábolas. Para explicar el origen de estos materiales se postula una segunda fuente, conocida por estos dos evangelistas pero no por Marcos, que Mateo y Lucas habrían utilizado de forma independiente para completar sus evangelios. En 1838, Herman Christian Weisse propuso una teoría fascinante: la posibilidad de que Mateo y Lucas hayan utilizado otra fuente además de Marcos, una fuente que los eruditos empezaron a llamar “Q” (de Quelle, palabra alemana que significa “fuente”), esta fuente debería ser una colección de dichos de Jesús sin una conexión narrativa entre ellos. (3)

 

Algunos eruditos criticaron la teoría de Weisse, porque no existía precedente para creer en la existencia de un evangelio compuesto únicamente de dichos y parábolas. Dos descubrimientos arqueológicos se han han reforzado la hipótesis de Q:

  • En la localidad egipcia de Oxirrinco, se dio inicio a una serie de excavaciones en 1896 que han sido continuadas por diferentes equipos de investigadores hasta la actualidad. Entre los papiros allí encontrados está un fragmento del evangelio de Tomás.
  • En el pueblo de Nag Hammadi, también en Egipto, se descubrió en 1945 una colección de textos gnósticos, entre ellos la única copia completa conocida del evangelio de Tomás, así como el evangelio de Felipe.

Los evangelios de Tomás y de Felipe corroboran algo que ya se sabía por escritos de otros autores de la antigüedad: que entre las primeras comunidades de cristianos era común encontrar colecciones de los dichos del Maestro. Estos son evangelios coloquiales, que no hablan de la crucifixión ni de la resurrección, sino que buscan transmitir las enseñanzas que indicaban a sus seguidores la forma de vida que debían llevar.

En el evangelio de Tomás se han identificado 37 dichos como coincidentes con Q, es decir, coincidentes con los versículos de Mateo y Lucas que no están en Marcos. Esto ha reforzado la hipótesis de Q. Los estudiosos afirmarían que Q es un evangelio coloquial del mismo tipo que Tomás y Felipe, pero anterior a todo evangelio del que se tenga noticia. (4)

Conclusión

Aunque esta teoría es muy interesante no puede ser comprobada hasta que sea descubierto el hipotético evangelio Q. Lo que si sabemos los Santos de los Últimos Días es que hay un evangelio o testimonio de Juan aun por descubrir “Y Juan vio la plenitud de mi gloria y dio testimonio de ella; y la plenitud del testimonio de Juan más adelante ha de ser revelada.”, “Y acontecerá que si sois fieles, recibiréis la plenitud del testimonio de Juan. ” (DyC 93:6,18)

Notas

  1. Manual Bíblico Halley con la Nueva Versión Internacional (1999) , páginas 560-561.
  2. Wikipedia, Teoría de las dos fuentes.
  3. Hugo Olaiz, La Biblia, la alta critica y el mormonismo.
  4. Wikipedia, Fuente Q.
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *