Menú Cerrar

“Y he creado incontables mundos” (Moisés 1:33)

En una de las revelaciones más extraordinarias recibidas por el hombre, se le revelo al profeta Moisés la existencia de muchos mundos habitados:

“Las palabras de Dios, las cuales habló a Moisés en una ocasión en que Moisés fue arrebatado a una montaña extremadamente alta…”

“He aquí, tú eres mi hijo; mira, pues, y te mostraré las obras de mis manos; pero no todas, porque mis obras son sin fin, y también mis palabras, porque jamás cesan…”

Y vio muchas regiones; y cada una se llamaba tierra, y había habitantes sobre la faz de ellas.

Y sucedió que Moisés imploró a Dios, diciendo: Te ruego que me digas ¿por qué son estas cosas así, y por qué medio las hiciste?

Y he aquí, la gloria del Señor cubrió a Moisés, de modo que Moisés estuvo en la presencia de Dios y habló con él cara a cara. Y Dios el Señor le dijo a Moisés: Para mi propio fin he hecho estas cosas. He aquí sabiduría, y en mí permanece.

Y las he creado por la apalabra de mi poder, que es mi Hijo Unigénito, lleno de gracia y de verdad.

he creado incontables mundos, y también los he creado para mi propio fin; y por medio del Hijo, que es mi Unigénito, los he creado…”

“Pero sólo te doy un relato de esta tierra y sus habitantes. Porque he aquí, hay muchos mundos que por la palabra de mi poder han dejado de ser. Y hay muchos que hoy existen, y son incontables para el hombre; pero para mí todas las cosas están contadas, porque son mías y las conozco.” (Moisés 1:1,4,29-33 y 35)

Lo revelado  Moisés también fue revelado mediante una visión manifestada a José Smith el Profeta y a Sidney Rigdon en Hiram, Ohio, el 16 de febrero de 1832:

“Y ahora, después de los muchos testimonios que se han dado de él, éste es el testimonio, el último de todos, que nosotros damos de él: ¡Que vive! Porque lo vimos, sí, a la diestra de Dios; y oímos la voz testificar que él es el Unigénito del Padre; que por él, por medio de él y de él los mundos son y fueron creados, y sus habitantes son engendrados hijos e hijas para Dios.” (DyC 76:22-24)

“El Señor le declaró a Moisés que su gran obra y su gloria consisten en “llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre”. Con este fin los mundos han sido y están siendo creados; y el propósito del Señor es proveer la inmortalidad y vida eterna para sus hijos, no solamente en esta tierra sino en los innumerables mundos del universo. Ellos son incontables para el hombre, y sin embargo nuestro Padre los conoce y los tiene contados. El Señor ha dicho: “Y así como dejará de existir una tierra con sus cielos, así aparecerá otra; y no tienen fin mis obras, ni tampoco mis palabras.” (Moisés 1:27-40)”

Joseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación, vol. 1, Pág. 64

Estamos bendecidos con el conocimiento de que la nuestra, no es la única tierra habitada. Cristo, actuando bajo la dirección del Padre es el Creador de mundos sin número. Se le permitió a Moisés ver muchas de estas tierras, saber que estaban habitadas por los hijos espirituales del Padre y recibió la revelación de que la obra del Señor, es lograr la inmortalidad y la vida eterna de los habitantes de estas tierras. (Moisés 1:27-41DyC 76:22-24Juan 1:1-5Hebreos 1:1-4; Doctrina de Salvación, vol. 1, Pág. 64).”

Bruce R. McConkie, Doctrina Mormona, página 748

De una manera significativa, nosotros aquí en la tierra no estamos solos en el universo… No sabemos dónde están ocuántos otros planetas habitados existen, aunque parece que estamos solos en nuestro propio sistema solar.”

Élder Neal A. Maxwell. El Cosmos de Nuestro Creador.

“Los  profetas y las escrituras SUD enseñan que otros mundos similares a la Tierra han sido y serán creados y habitados en cumplimiento de los eternos designios de Dios para sus hijos. Como se explica en las revelaciones del profeta José Smith, Dios tiene en funcionamiento un vasto plan para el progreso eterno de sus hijos. En una visión dada a Moisés, dijo el Señor, “he creado incontables mundos, y también los he creado para mi propio fin,… hay muchos (mundos) que hoy existen, y son incontables para el hombre” (Moisés 1:33, 35). Este mismo punto de vista de muchos mundos se repite en otras escrituras (véase Hebreos 1:2DyC 76:24Moisés 7:30Abraham 3:12).

Los mormones por lo tanto aceptan la existencia de otros mundos creados por Dios para un propósito divino que es el mismo que el propósito de la vida en la tierra “para llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna” de los hijos de Dios (Moisés 1:39).”

Johnson, Hollis R, Worlds. Encyclopedia of Mormonism

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *