El esoterismo divino (la obra del templo) en la antigüedad

Nota.- En este sitio utilizo el termino esoterismo divino para referirme a las profundas verdades que son reveladas en forma reservada a través de las sagradas ordenanzas del templo. Antes de leer este articulo le recomiendo primero leer el articulo “Esoterismo: Una Perspectiva SUD”, esto afín de que conozca mi punto de vista sobre ¿Porque los Santos de los Últimos Días deberíamos interesarnos en aprender acerca del esoterismo?

La antigua corriente esotérica conocida como hermetismo afirma que existe una Prisca teología, una antigua, única y verdadera teología, parte de la cual está presente en todas las religiones y que fue dada por Dios al hombre en la antigüedad. (1)

Asimismo la cábala (una disciplina y escuela de pensamiento esotérico relacionada con el judaísmo) afirma que existe una sabiduría ancestral anterior a todas las religiones, que el dios Yahvé había revelado primero a Adán (el primer hombre), después a Abraham y luego a Moisés en el monte Sinaí, al tiempo que le hacía entrega de las Tablas de la Ley. (2)

Los Santos de los Últimos Días creemos que en el principio Dios les revelo a Adán y a Eva la verdad acerca del origen, propósito y destino de la humanidad y que el aspecto más profundo de estas verdades les fueron comunicadas en forma reservada a través de ciertos ritos o ceremonias sagradas conocidos como las ordenanzas del templo.

Es solo por medio de las sagradas ordenanzas del templo que los patriarcas de la antigüedad tuvieron acceso al verdadero esoterismo, al esoterismo divino, el mismo que Dios les revelo a Adán y a Eva en el principio. Estas ordenanzas del templo solo eran administradas en ciertos lugares o edificios sagrados, los cuales eran reservados o edificados exclusivamente para este propósito.

Los templos en la antigüedad

“El concepto esencial de un templo es y siempre ha sido el de un lugar especialmente reservado para un servicio que se considera sagrado; en una acepción más limitada, un templo es un edificio construido para efectuar ceremonias y ritos sagrados, y exclusivamente dedicado a tal objeto. El vocablo latín templum era el equivalente del término hebreo beth Elohim y significaba la morada de Dios; de ahí que, literalmente, significaba la Casa del Señor.”. (3)

Un lugar santo

clip_image002[7]

Cuando Moisés subió al Monte Sinaí para buscar la presencia de Dios escucho estas palabras: “…No te acerques acá; quita el calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás tierra santa es.” (Éxodo 3:5).

“El Señor ha revelado que, bajo condiciones de pobreza y en épocas en que un santuario sagrado levantado a su nombre no puede existir, El revelará sus propósitos en el desierto, en un bosque elegido o en la cumbre de una montaña. [DyC 124:28-36]

Muchos convenios relativos a la exaltación fueron revelados a los antiguos según los decretos hechos antes de que el mundo fuese. Bajo privilegios especiales y muy particulares, estos convenios y obligaciones pueden ser revelados al aire libre. Algunos santuarios en las cumbres de los montes, en el desierto o en una arboleda, según la necesidad lo ha requerido, han sido consagrados, pero solamente cuando no ha habido un templo levantado.”

“…Por necesidad, los primeros templos santificados fueron las cumbres de los montes y lugares apartados en el desierto. Si es que estamos informados correctamente, Adán levantó su altar sobre un cerro en el valle de Adán-ondi-Ahmán. En ese lugar el Señor le reveló el propósito de la Caída y la misión del Salvador. [DyC 107:53-57116117:8, 11Moisés 5:5-8]

Cuando Enoc estaba en el sitio de Mahújah, “se oyó una voz de los cielos que decía: Vuélvete y sube al monte de Simeón”.

Sobre este monte Enoc vio abrirse los cielos, fue cubierto por la gloria del Señor, vio al Señor y le habló cara a cara. Sobre este monte el Señor le reveló la plenitud del plan de salvación y él pudo ver a los pueblos de la tierra hasta las últimas generaciones. [Moisés 7:2-69]

Fue sobre la gran montaña de Shelem, la cual fue santificada y con-sagrada, que el hermano de Jared fue comisionado y recibió una de las grandes revelaciones dadas al hombre, porque se le mostraron todas las cosas desde el principio hasta el fin de los tiempos. Esta visión sería revelada a los hombres, prometió el Señor, cuando la iniquidad cesase sobre la tierra. [Éter 34:1-8]

Al lugar donde el Señor se le apareció, Jacob lo llamó Bet-el, lo cual, interpretado, significa la Casa de Dios. [Génesis 28:10-2235:1-15]

Tres santuarios

Fue en el santuario de Horeb, llamado “el monte de Dios”, que Moisés recibió su llamamiento de liberar a Israel. [Ex. 34:1-22] Sobre el Sinaí, otro lugar consagrado, Moisés habló con el Señor cara a cara y recibió la ley para guía de Israel. [Ex. 1920;212223] Además, fue sobre una montaña altísima, cuyo nombre es desconocido, que Moisés vio en visión la Creación y se le mandó que la relatase por escrito. [Moisés 1] En tales lugares consagrados Moisés conversó con el Señor hasta que el tabernáculo fue terminado de construir en el desierto. (4)

Monte Sinai

Un edificio sagrado

“… el motivo de que se construyeran templos en  cada época, lugar geográfico y pueblo, y se adorara en ellos, se debe a que Adán recibió el Evangelio, en  toda su plenitud, por revelación,  y que toda religión y práctica  religiosa posterior procede de los restos de la verdad revelada  a Adán y que él comunicó a los patriarcas. Las ordenanzas del templo, que fueron  necesarias para esa época, se revelaron, sin duda alguna, en aquellos días…” (5)

“¿Cuándo fueron edificados los primeros templos?, no lo sabemos por causa de las limitaciones de la historia. Es posible que los patriarcas inspirados hayan construido santuarios sagrados antes del diluvio…”

“El Señor requirió prisa en la construcción del tabernáculo por parte de Moisés, de manera que El pudiera revelarse allí. Fue en este santuario portátil y costoso, que el Señor impartió instrucciones a Moisés después que estuvo construido. Durante varios siglos el tabernáculo sirvió al pueblo de Israel y se le designaba como el templo de Dios. [Ex. 3536373839401 Sam. 1:9]

clip_image006[8]

En los días de Salomón fue construido el templo más magnífico y costoso jamás levantado y en él fueron impartidas las ordenanzas para la salvación de los vivientes. [2 Cr. 34567] Esto continuó así hasta que, por causa de la maldad del pueblo de Israel, el templo fue destruido. Este templo fue reemplazado por el de Zorobabel, después del regreso del cautiverio, [Esd. 1-8] templo que fue ultrajado y profanado por Antíoco Epifanes (215-163 a.C.), rey de Siria. Su intolerancia hacia los judíos originó las guerras de los macabeos (167-160 a.C.) en Judea. El templo fue parcialmente destruido por él [Antíoco Epifanes].

Poco después del nacimiento del Salvador, Herodes comenzó el trabajo de restauración del templo, y la construcción continuó durante muchos años. Este templo fue destruido por los romanos en el año 70 D.C., a tal punto que no quedó siquiera una piedra sobre otra.” (6)

Los patriarcas de la antigüedad recibieron las ordenanzas del templo

clip_image004Adán recibió el Sacerdocio y las ordenanzas del templo. “… los Santos de los Últimos Días creen que las ordenanzas del templo son tan antiguas como el hombre y que los principios básicos del Evangelio de Jesucristo, incluidos sus ritos y enseñanzas, le fueron revelados a Adán. Los principios y las ordenanzas de salvación se revelaron posteriormente a Set, Noé, Melquisedec y a todo profeta a quien se confirió el sacerdocio…” (7)

“Las escrituras se vuelven silenciosas en cuanto al tema de qué ocurrió con el Edén. Es posible que luego de que Adán y su justa posteridad construyeran la ciudad de Adán-ondi-Ahmán, que sin duda debía contar con un templo, el Edén ya no fuera necesario como lugar de presencia de Dios. Siendo un lugar de sacrificio y de pacto, el Edén pudo haber sido llevado al cielo o bien, asimilado a la tierra.” (8)

“En el libro de Moisés encontramos un relato sumamente claro, lúcido y extenso de cómo la totalidad del evangelio, con el plan de salvación y la doctrina de la sangre expiada por Jesucristo, se dio a conocer a nuestro padre Adán, como él se lo enseñó a sus hijos, y cómo pasó de generación en generación. Aprendemos estas grandes verdades y estos hechos históricos a partir de los escritos de Moisés, quien registró las enseñanzas de Enoc, quien leyó estas temas en el “libro de recuerdos”, que se inició en la época de Adán. Esta importante revelación del evangelio a Adán se menciona en otras escrituras (ver, por ejemplo, 2 Nefi 2:15-26Alma 12:22-37DyC 20:17-1929:40-44), pero únicamente se la describe en el relato de la Traducción de José Smith del libro de Moisés, que forma parte de La Perla de Gran Precio. También podemos llegar a comprender a partir de otras escrituras y declaraciones del Profeta José Smith que la totalidad del plan de salvación -todas las ordenanzas que pertenecen al templo, la fundación, los pactos, la total comprensión de todo lo que lleva a la exaltación – se dio a conocer a Adán y a Eva. El Profeta José Smith enseñó que Adán se encuentra próximo a Cristo y que preside toda la familia humana y los espíritus de toda la humanidad y que tiene las llaves de todas las dispensaciones.? No existe nada respecto del evangelio y sus ordenanzas y bendiciones, como las conocemos hoy, que Adán no conociera.” (9)

clip_image006

Enoc fue instruido en las ordenanzas del templo. “El hecho de que en la dispensación de Enoc se requiriera construir un templo en la misma manera como en la dispensación que le siguió puede ser claramente visualizado de la propia declaración del Señor: “¿Cómo podré aceptar vuestros lavamientos, si no los efectuáis en una casa que hayáis erigido a mi nombre? Porque por esta causa le mandé a Moisés que construyera un tabernáculo, para que lo llevaran consigo por el desierto, y que construyera una casa en la tierra de promisión, [el Templo de Salomón] a fin de que se revelaran las ordenanzas que habían estado ocultas desde antes que el mundo fuese.” [DyC 124:37-38] Entonces El concluye declarando que los templos son algo “que a mi pueblo siempre se le manda construir a mi santo nombre.” [DyC 124:39]

Esto claramente muestra el patrón establecido tanto para tiempos antiguos como modernos. José Smith dice que el servicio del templo es de acuerdo “al orden perteneciente al Anciano de Días,”  o Adán, lo cual demuestra la antigüedad antediluviana de estas ordenanzas.” (10)

clip_image008

Noé recibió las ordenanzas del templo“La mayoría de los miembros de la Iglesia sabe que los que han participado en la ceremonia de la investidura en el templo usan una prenda que simboliza los convenios que allí se llevan a cabo. Esta prenda o vestidura representa la túnica de pieles que Dios les hizo a Adán y Eva después de la Caída (véase Génesis 3:21Moisés 4:27).”

“Los escritores apócrifos, tanto judíos como cristianos, tienen mucho que decir acerca de esta vestidura. En las palabras de uno de ellos: ‘Las túnicas de pieles que Dios hizo para Adán y su esposa cuando salieron del jardín’ fueron dadas ‘a Enoc después de la muerte de Adán; de él pasó a manos de Matusalén, y luego a Noé…” [La cita es del Libro de Jaser. Parte 1-7:24-30] (11)

clip_image010

Abraham, Isaac y Jacob también recibieron las ordenanzas del templo“Mucho es dicho en Doctrina y Convenios 132:29-37 sobre las bendiciones que Abraham recibido como consecuencia de su fe en Dios. El Señor dice que “ha entrado en su exaltación y se sienta sobre su trono.” (DyC 132:37) Lo mismo se puede decir de Isaac y Jacob. (DyC 132:37) Abraham, Isaac, y Jacob deben haber tenido sellado sobre ellos todas bendiciones del evangelio, incluyendo todas las santas investiduras dadas a los fieles en la mortalidad.”

“Las explicaciones dadas a determinadas figuras contenidas en el Facsímil No. 2 en el Libro de Abraham deben convencer al lector de Santo de los Últimos Días reflexivo que Abraham estaba familiarizado con las investiduras sagradas y por lo tanto con un templo o su equivalente en el que se administraban…” (12)

Moisés y los principales líderes de Israel recibieron las ordenanzas del templo. Tenemos razón para creer que a pesar de que el Señor retiró la investidura y todas las ordenanzas relacionadas con el Sacerdocio de Melquisedec del cuerpo principal de Israel, El sin embargo permitió que estas sagradas ordenanzas fueran recibidas por sus líderes escogidos. Esto es altamente inferido de dos fuentes.

Primero que nada, sabemos que Moisés tenía el Sacerdocio de Melquisedec, y varias generaciones después encontramos a los herederos del Sacerdocio construyendo un templo en la tierra prometida (el Templo de Salomón) y ministrando la investidura. En una revelación moderna el Señor hace mención específica a este hecho. El Señor dice que mandó a sus siervos “Porque por esta causa le mandé a Moisés que construyera un tabernáculo, para que lo llevaran consigo por el desierto, y que construyera una casa en la tierra de promisión, a fin de que se revelaran las ordenanzas que habían estado ocultas desde antes que el mundo fuese.” (DyC 124:38). Como ya hemos señalado, esta particular fraseología hace referencia a las ordenanzas sagradas del templo. El siguiente versículo en DyC 124:39 así las identifica.

clip_image011

Esto por lo tanto indicaría que aquellos que trazaban su sacerdocio desde Moisés fueron ministrados en estas sagradas ordenanzas en el templo de Salomón.
Como evidencia adicional de que el Señor permitió a sus siervos escogidos recibir la investidura de generación en generación, tenemos la declaración de que estas bendiciones cesaron con Elías. José Smith aprendió que “Elías fue el último profeta que poseyó las llaves del Sacerdocio Mayor”. Él dice que estas “llaves” consisten de “revelaciones, ordenanzas, oráculos, poderes e investiduras de la plenitud del Sacerdocio de Melquisedec y del reino de Dios en la tierra.” Estas fueron restauradas durante el ministerio de Cristo, y tenían que ser restauradas otra vez en los últimos días. José Smith dijo que sin estas llaves que Elías poseía, las sagradas ordenanzas del templo “no podrían ser administradas en rectitud”.
Por tanto encontramos evidencia considerable para sostener la creencia que entre Moisés y Elías – un periodo de 600 años las sagradas ordenanzas del templo que fueron tomadas del cuerpo principal de Israel fueron administradas a los líderes rectos que Dios levantó en ese período. (13)

La apostasía del pueblo del convenio trajo la pérdida del Sacerdocio de Melquisedec y de las ordenanzas del templo

Y este sacerdocio mayor administra el evangelio y posee la llave de los misterios del reino, sí, la llave del conocimiento de Dios. Así que, en sus ordenanzas se manifiesta el poder de la divinidad. Y sin sus ordenanzas y la autoridad del sacerdocio, el poder de la divinidad no se manifiesta a los hombres en la carne; porque sin esto, ningún hombre puede ver la faz de Dios, sí, el Padre, y vivir. Moisés claramente enseñó esto a los hijos de Israel en el desierto, y procuró diligentemente santificar a los de su pueblo, a fin de que vieran la faz de Dios; más endurecieron sus corazones y no pudieron aguantar su presencia; por tanto, el Señor en su ira, porque su ira se había encendido en contra de ellos, juró que mientras estuviesen en el desierto no centrarían en su reposo, el cual es la plenitud de su gloria. Por consiguiente, tomó a Moisés de entre ellos, y el Santo Sacerdocio también; y continuó el sacerdocio menor, que tiene la llave del ministerio de ángeles y el evangelio preparatorio, el cual es el evangelio de arrepentimiento y de bautismo, y la remisión de pecados, y la ley de los mandamientos carnales, que el Señor en su ira hizo que continuara en la casa de Aarón entre los hijos de Israel hasta Juan…” (DyC 84:19-27)

Para recuperar las enseñanzas y ordenanzas del templo fue necesario esperar la venida de Cristo.

Citas

1. http://es.wikipedia.org/wiki/Hermetismo

2. http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A1bala

3. James E. Talmage. La Casa del Señor, Página 1.

4. Joseph Fielding Smith. Doctrina de Salvación. Tomo 2. Páginas 218-219.

5. John A. Widtsoe, Citado en “El porqué de los símbolos”. Liahona, Febrero 2007.

6. Joseph Fielding Smith. Doctrina de Salvación. Tomo 2. Páginas 217, 218 y 220.

7. KENNETH W. GODFREY. Freemasonry and the Temple. Enciclopedia del Mormonismo.

8. Adán el Hombre Larry E. Dahl – Editado por Joseph Fielding McConkie y Robert L. Millet. Pág. 37.

9. Adán el Hombre Larry E. Dahl – Editado por Joseph Fielding McConkie y Robert L. Millet. Pág. 97-98.

10. LOS PRIMEROS 2000 AÑOS, W. CLEON SKOUSEN. Pág.122-123.

11. EL ANTIGUO TESTAMENTO: GENESIS-2 SAMUEL. Manual para el alumno. Pág. 37.

12. Ancient Temples and Their Functions. BY DR. SIDNEY B. SPERRY. Ensign, January 1972.

13. EL TERCER MILENIO (De Abraham hasta David) W. CLEON SKOUSEN. Páginas 193-194.

Nota.- En este sitio utilizo el termino esoterismo divino para referirme a las profundas verdades que son reveladas en forma reservada a través de las sagradas ordenanzas del templo.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *