Conocimiento del Evangelio

Buscad conocimiento, tanto por el estudio como por la fe

Por qué buscamos conocimiento

El Señor nos manda que diligentemente “[busquemos] conocimiento, tanto por el estudio como por la fe” (D. y C. 88:118). Buscamos conocimiento no sólo porque es un mandamiento, sino también porque nuestro Padre Celestial plantó en nosotros el deseo de preguntar, buscar y encontrar respuestas a las preguntas de la vida. Él desea que busquemos continuamente la verdad eterna porque es fundamental para descubrir cómo llegar a conocerlo. Por medio del estudio sincero del Evangelio restaurado, aprendemos sobre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Aprendemos quiénes somos, por qué estamos en esta Tierra y cómo debemos vivir para poder disfrutar de felicidad y paz en esta vida y una plenitud de gozo en la venidera.

Conocimiento por el estudio

El evangelio de Jesucristo es lo suficientemente abundante para desafiar e inspirar a la mente más brillante, sin embargo, lo suficientemente sencillo para que lo entienda un niño. Mientras que el estudio del Evangelio no requiere una formación académica formal, sí implica razonamiento y esfuerzo mental. El Señor espera que “[busquemos] diligentemente”. En nuestra búsqueda de la verdad, leemos, meditamos y analizamos la información y sopesamos su veracidad. Examinamos las hipótesis detrás de varias teorías, así como nuestros propios pensamientos y procuramos colocar los hechos en el contexto apropiado. Somos perceptivos y cuidadosos, recordando siempre que nuestro conocimiento es incompleto, pero que va en aumento. Buscamos continuamente el Espíritu y nos asimos a nuestra fe.

Conocimiento por la fe

Debido a que nuestra perspectiva y conocimiento son limitados, descubrimos las verdades espirituales sólo si la fe es parte de la fórmula. “La fe no es tener un conocimiento perfecto de las cosas; de modo que si tenéis fe, tenéis esperanza en cosas que no se ven, y que son verdaderas” (Alma 32:21). La fe, que empieza como una creencia o incluso el deseo de creer, requiere un esfuerzo mental y espiritual. Expresamos nuestra fe mediante las palabras que decimos y al actuar según la verdad que ya hemos recibido. Al hacerlo, nuestra fe crece, y adquirimos mayor conocimiento por medio del Espíritu y por nuestra experiencia; no viene todo de repente, sino línea por línea. Mientras tanto, la esperanza que genera nuestra fe sirve como un ancla para nuestra alma, haciéndonos seguros y firmes al tratar de aprender y obtener conocimiento (véase Éter 12:4).

La fe y la razón son como las alas de un avión, ambas son necesarias para mantener al avión en vuelo. Si desde nuestra perspectiva limitada la razón parece contradecir a la fe, continuemos nuestro estudio mientras nos asimos firmemente a nuestra fe. No renunciaríamos a la fe más de lo que quitaríamos el ala de un avión en vuelo.

La palabra de Dios

Nuestra búsqueda de la verdad será infructuosa si no prestáramos atención a la Fuente de verdad, a saber, Dios mismo. Al buscar conocimiento tanto por el estudio como por la fe, continuamente recurrimos a la palabra de Dios como se halla en las Escrituras, a las palabras de los profetas vivientes y a la revelación personal a través de la oración.

Una promesa

A medida que, paciente y diligentemente busquemos conocimiento tanto por el estudio como por la fe, “[aumentaremos] en el conocimiento de la gloria de aquel que [nos] creó, o sea, en el conocimiento de lo que es justo y verdadero” (Mosíah 4:12), porque Él promete: “Allegaos a mí, y yo me allegaré a vosotros; buscadme diligentemente, y me hallaréis; pedid, y recibiréis; llamad, y se os abrirá” (D. y C. 88:63).

El Antiguo Testamento, Manual para el alumno de instituto

Utiliza comentarios útiles de las Escrituras

Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Lorenzo Snow

Estudia las enseñanzas de los profetas de los últimos días

Jesucristo

Mira los videos sobre la vida de Cristo

La historia de la Iglesia en el cumplimiento de los tiempos

Estudia la historia de la Iglesia

https://www.lds.org/topics/gospel-study?lang=spa&old=true

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *