¿Una persona separada puede participar de las actividades de los miembros solteros?

Las personas que no conocen o no comprenden las leyes de Dios sobre el matrimonio piensan que una persona casada que se separa de su cónyuge puede establecer una relación sentimental con otra persona porque su compromiso matrimonial queda anulado al separarse, esto es un grave error que no toma en cuenta el aspecto moral y religioso de una relación matrimonial. Una persona separada sigue estando casada y mientras no obtenga un divorcio le debe fidelidad a su cónyuge tal como lo prometió en su compromiso matrimonial, de lo contrario comete adulterio, un pecado muy grave a la vista de Dios.

Como Santos de los Últimos Días creemos que “el matrimonio entre el hombre y la mujer es ordenado por Dios”.  por lo tanto el matrimonio es mucho más que un contrato o una costumbre social, es una institución sagrada. Ahora aunque toda persona casada debe hacer todo lo posible por preservar su matrimonio esto no siempre es posible debido a que depende de la voluntad de ambos cónyuges, de ser este el caso antes de establecer una nueva relación sentimental primero se debe obtener un divorcio,

Por lo anteriormente explicado sobre la pregunta si una persona separada de su cónyuge puede participar de las actividades de los miembros solteros (AS o JAS) esto es lo que dicen las normas de la Iglesia:

“La participación en actividades de adultos solteros [AS] se limita a los miembros adultos solteros, a los oficiales de la Iglesia asignados y a adultos solteros que no sean miembros pero que estén dispuestos a observar las normas de la Iglesia. Una persona que esté separada del cónyuge o en trámites de divorcio no puede participar hasta que el decreto de divorcio se haya finalizado conforme a la ley.” Manual 2: Administración de la Iglesia. 16.1.4 Participación en actividades de adultos solteros

“Las actividades de los jóvenes adultos solteros [JAS] deben estar de acuerdo con las normas y las pautas del capítulo 13. La participación en estas actividades se limita a los miembros jóvenes adultos solteros, a los oficiales de la Iglesia asignados y a jóvenes adultos solteros que no sean miembros pero que estén dispuestos a observar las normas de la Iglesia. Una persona que esté separada del cónyuge o en trámites de divorcio no puede participar hasta que el decreto de divorcio se haya finalizado conforme a la ley.” Manual 2: Administración de la Iglesia. 16.3.5 Reuniones, clases y actividades (estaca y barrio)

Ahora es cierto que a veces algunos lideres locales (de estaca y/o barrio) son permisivos y admiten que miembros separados de sus cónyuges participen de las actividades de los miembros solteros, en estos casos ellos están actuando en contra de los principios y las normas de la Iglesia, si conocemos este tipo de casos es nuestro deber hablar con el líder responsable y pedirle que haga cumplir los principios y las normas de la Iglesia, de no haber una corrección seria nuestra responsabilidad informar a la autoridad inmediata superior (Presidente de Estaca/Distrito o de Área/Misión según sea el caso).

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: