Significado de Doctrina

La palabra “doctrina” en las Escrituras significa “una enseñanza”, así como “lo que se enseña.” Muy a menudo en la Iglesia se refiere a las enseñanzas o doctrina de Jesucristo, entendida en un sentido bastante específico. Escrituralmente, entonces, el término “doctrina” significa que el mensaje central de Jesucristo – es que Jesús es el Mesías, el Redentor. Todas las demás enseñanzas están subordinadas a aquellas por las que todas las personas “sepan cómo venir a Cristo y ser salvos” – es decir, a los “puntos de doctrina”, como la fe, el arrepentimiento, el bautismo y la recepción del don del Espíritu Santo. En un tiempo, haciendo hincapié en la preeminencia y la naturaleza fundacional de este mensaje, Jesús enseñó: “Y quienes declaren más o menos que esto, y lo establezcan como mi doctrina, tales proceden del mal, y no están fundados sobre mi roca” (3 Ne 11:40).

En la versión Reina Valera (RV2009) del Antiguo Testamento, la palabra “doctrina” aparece tres veces (Deuteronomio 32:2Job 11:4Isaías 29:24), por lo general como traducción de la palabra hebrea leqakh, que significa “instrucción” o, más literalmente, “… lo que se ha recibido”. En el Nuevo Testamento de la RV2009 es usada unas cuarenta y seis veces, la mayoría de ellas en referencia a la enseñanza o instrucción de Jesucristo y con menos frecuencia a las enseñanzas de otros.

La “doctrina de Jesucristo”, que los oyentes del Salvador encontraron “admirable” (Mateo 7:28) “nueva” (Marcos 1:27) y que él atribuye al Padre (Juan 7:16-19), es sinónimo de su mensaje central, el evangelio de Jesucristo. En palabras de Pablo, fue la buena noticia de que el reino de Dios está cerca y que Dios “nos reconcilió consigo mismo por medio de Jesucristo” (2 Cor. 5:18).

Los apóstoles, a raíz de la muerte y resurrección del Salvador, continuaron enseñando este mensaje esencial (Hechos 13:121 Tim. 6:1). Ellos usaron la palabra “doctrina” en la mayoría de los casos en referencia a lo que una persona debe creer y hacer para ser salvos (Hechos 2:41-471 Tim 4:16Heb. 6:1-3).

La mayoría de las apariciones de la palabra “doctrina” en el Nuevo Testamento están en singular y se refieren a la “doctrina de Jesucristo.” El plural “doctrinas” generalmente se refiere a las enseñanzas de los hombres y demonios, falsas y vanas enseñanzas que contradicen o niegan la “doctrina” del Salvador. El mensaje de Jesús viene del Padre y tiene su contenido en Jesucristo, el Mesías y Redentor, el camino de la salvación. La “doctrina” de Jesucristo es el fundamento sobre el cual todas las demás enseñanzas, principios y prácticas descansan.

El Libro de Mormón y Doctrina y Convenios usan la palabra “doctrina” de la misma manera. En singular siempre se refiere a la “doctrina de Jesucristo” o los “puntos de su doctrina” y significa “lo que asegura la salvación de aquellos que aceptan y actúan en consecuencia.” En el plural, se refiere a las falsas enseñanzas de demonios u otros (2 Ne 3:1228:9DyC 46:7). El Libro de Mormón usa la “doctrina” en este sentido especial como la “doctrina de Jesucristo” o el evangelio (veintinueve veces). Jesús atribuyó su enseñanza al Padre: “ésta es mi doctrina,… que el Padre manda a todos los hombres, en todo lugar, que se arrepientan y crean en mí. Y cualquiera que crea en mí, y sea bautizado, éste será salvo; y son ellos los que heredarán el reino de Dios.” (3 Ne. 11: 32-33). Más tarde declaró: “…éste es el evangelio que os he dado: que vine al mundo para hacer la voluntad de mi Padre,… y mi Padre me envió para que fuese levantado sobre la cruz;… que cualquiera que se arrepienta y se bautice en mi nombre, será lleno; y si persevera hasta el fin, he aquí, yo lo tendré por inocente ante mi Padre el día en que me presente para juzgar al mundo.” (3 Nefi 27:13-16;. Véase DyC 76:40-42).

Por lo tanto, la “doctrina de Jesucristo” es la única enseñanza que propiamente se puede llamar “doctrina”. Es fija e inmutable. No se puede modificar ni contradecir, solamente puede ser amplificada con verdades adicionales reveladas que profundizan la comprensión y apreciación de su significado. Es la base sobre la que se realiza la prueba de la fe, y la roca o el fundamento de todas los demás enseñanzas, principios y prácticas reveladas.

Algunas de estas otras enseñanzas constituyen lo que se refiere a veces como el Plan de Salvación, que se entiende como el contexto histórico más amplio en el que la “doctrina de Jesucristo” se encuentra y en el cual es mejor entendida. Este es el plan elaborado por el Padre desde el principio, centrado en la expiación de Jesucristo como el medio necesario por el cual todos los individuos son salvados y exaltados. Todas las demás enseñanzas reveladas son aspectos de la doctrina de Jesucristo o extensiones, elaboraciones o apéndices de la misma. El profeta José Smith enseñó: ” Los principios fundamentales de nuestra religión son el testimonio de los apóstoles y profetas concernientes a Jesucristo: que murió, fue sepultado, se levantó al tercer día y ascendió a los cielos; y todas las otras cosas que pertenecen a nuestra religión son únicamente apéndices de esto.” (Enseñanzas del Profeta José Smith, página 141).

Algunos de los “apéndices” que se identifican explícitamente en las Escrituras como parte de la doctrina de Jesucristo son (1) la fe en el Señor Jesucristo, el Hijo de Dios; (2) el arrepentimiento de los pecados; (3) el bautismo por inmersión para la remisión de los pecados; (4) el don del Espíritu Santo por la imposición de manos, por aquellos en que tienen autoridad; (5) perseverar en rectitud hasta el fin; y (6) la resurrección de todos los seres humanos para ser juzgados por Cristo (3 Ne 9:1-16;11:23-3919:7-2827:13-21DyC 10:62-6933:10-1539:5-676:40-43).

Enseñanzas adicionales, o “cosas que sabemos” (DyC 20:17), que están estrechamente relacionados con este fundamento incluyen el conocimiento acerca de la naturaleza de Dios, la creación y la caída de Adán, el albedrio, la revelación continua, un canon abierto y la búsqueda continua la verdad de todas las cosas, la vida premortal, el recogimiento de Israel, el papel del pueblo del convenio, compartiendo el evangelio, la esperanza y la caridad, el establecimiento de Sión, la segunda venida de Cristo, el reinado de Cristo en la tierra por mil años , las ordenanzas del templo por los vivos y los muertos, la predicación del evangelio en el mundo de los espíritus pos-terrenal, la necesidad de sacerdocio, los grados de gloria en el más allá, el matrimonio eterno, y el concepto de la máxima exaltación en la presencia de Dios para compartir su gloria y vida.

Además de su uso en las Escrituras, la palabra “doctrina” tiene un amplio significado en la lengua vernácula mormona, donde se utiliza para significar prácticamente todo lo que es, o ha sido, enseñado o creído por los Santos de los Últimos Días. En este sentido, las enseñanzas doctrinales responden una serie de preguntas. Algunas se relacionan estrechamente con el mensaje central del evangelio de Jesucristo; otros en cambio, están más alejadas y de forma no sistemática tratan sobre disciplinas como la historia, la psicología, la filosofía, la ciencia, la política, los negocios y la economía. Algunas de estas creencias califican como doctrina oficial y se les da a los santos como consejo, exhortación, reprensión e instrucción (2 Tim. 3:16). Se hace un esfuerzo continuo para armonizar y aplicar estas doctrinas y principios en una vida recta. Otras enseñanzas, que carecen de carácter oficial o autorizado, también pueden estar extendidas entre los miembros de la Iglesia en un momento dado.

Autores: BRADFORD, M. GERALD y DAHL, LARRY E.

Doctrine: Meaning, Source, and History of Doctrine, Encyclopedia of Mormonism

Traducción libre, adaptación e hipervínculos por Luis Castillo

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: